Tomado de La República de ColombiaRed Iberoamericana de Prensa Económica

Viajar es una de las cosas que más disfrutan en su tiempo libre los hombres de negocios, pero llegar a un país nuevo también implica saber cuánto pagar a la hora de tomar un desde el aeropuerto.

Los taxis más baratos de la se encuentran en Colombia, México, Brasil y Perú, en los que el costo promedio de un servicio hasta el centro de la ciudad puede oscilar los US$ 7 y US$ 23.

De acuerdo con un sondeo realizado por LR en América Latina, las ciudades más costosas son Buenos Aires, Montevideo y Santiago de Chile, en las que se paga en promedio entre US$ 40 y US$ 50, entre las terminales aéreas y el centro de las capitales. Una cifra que no dista mucho de ciudades como Nueva York, París y Madrid, en las que se debe pagar entre US$ 41 y US$ 68 por el transporte, según el sitio web abc.es.

El traslado más caro es el del Aeropuerto Internacional de Carrasco, en Montevideo, que oscila entre US$ 50 y US$ 54, seguido por el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini (el mismo Ezeiza), en Buenos Aires, entre US$ 40 y US$ 50, y el Aeropuerto Internacional Comodoro Arturo Merino Benítez, en Santiago de Chile, entre US$ 30 y US$ 40. En ciudades como Lima el costo puede ser mayor o menor, dependiendo de lo que el turista logre negociar con el conductor, y en Brasil los taxis de Río de Janeiro y Sao Paulo son más caros, ya que cada ciudad tiene tarifas diferentes de rodamiento.

El costo por traslado se podría asociar por la distancia que recorren los taxis. El taxímetro en algunos países sirve como una herramienta objetiva que arroja el precio por recorrido.

Japón cuenta con las tarifas más caras del mundo en trasladosSegún un informe que publicó abc.es, el servicio de traslados más caro entre el aeropuerto y el centro de la ciudad se encuentra en Japón. En promedio, tomar un taxi desde el Aeropuerto Internacional de Narita hasta Tokio, puede llegar a costar US$ 270, aunque la distancia entre ambos puntos es 66 kilómetros.

En Europa, los más caros los tiene el Reino Unido, en donde se puede pagar hasta US$ 98, y en New York es US$ 52 más una propina de 15%, e incluso en Berlín el precio a pagar oscila entre US$ 55 y US$ 65.

Un factor importante para tener en cuenta es el tráfico de las ciudades. Por ejemplo, en Bogotá y Ciudad de México la movilidad es un problema que influye directamente en el precio de los trayectos.

Aunque la distancia en ambas ciudades hasta el centro es de 15 kilómetros y el precio de las compañías autorizadas según la distancia recorrida, muestra que las dos capitales son las que menos cobran.