Atenas(Reuters).- anunció el miércoles un plan para vender una de sus compañías estatales más rentables, el monopolio del juego OPAP, en un intento por revivir una estancada ofensiva privatizadora y hacer de esa forma un guiño a sus acreedores externos.

Los inspectores de la troika, formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI), están realizando en Atenas una visita crucial que determinará si el país sigue recibiendo ayuda en el marco de su último programa de rescate.

Sus conversaciones con el se tornaron álgidas desde que se reanudaron el domingo. Atenas buscó recuperar la iniciativa el miércoles al anunciar que la semana próxima comenzaría el proceso para vender un 29% de su participación en OPAP.

El Estado griego controla un 34% de OPAP, una de las firmas europeas con cotización en bolsa de mayor tamaño. En el pasado, el Gobierno del primer ministro Antonis Samaras ha dejado entrever que apuntaba a desprenderse de OPAP en el otoño boreal como una forma de mostrar su compromiso con las por sus prestamistas.

Pese a sus esfuerzos, el Gobierno de Samaras sigue teniendo dificultades para acordar un por casi 12,000 millones de euros en los próximos dos años. La troika le pide endurecer el plan, mientras que sus aliados de la coalición quieren suavizarlo.

Un alto funcionario del Gobierno griego dijo que se habían logrado avances durante la última ronda de conversaciones celebrada el miércoles, pero no dio más detalles. Autoridades de la Unión Europea (UE) y el FMI dijeron que las conversaciones con el ministro de Finanzas de Grecia han sido constructivas.

"Tuvimos un buen encuentro", dijo el jefe de la misión del FMI en Grecia, Poul Thomsen, en declaraciones a la prensa al dejar el Ministerio de Finanzas.

Por su parte, funcionarios griegos han admitido que las conversaciones son difíciles y que la troika no está convencida de los .