El se amplió en mayo respecto al mismo mes un año atrás, impulsado principalmente por la caída de las importaciones en vez de un crecimiento en las exportaciones, anunció Eurostat, la oficina de estadísticas de la Unión Europea.

También confirmó una inflación anual en junio de un 1.6%, impulsada por los precios volátiles de la energía y los alimentos, desde el 1.4% en mayo.

El superávit comercial de los 17 países que usan el euro, sin ajustar por los cambios estacionales, aumentó a 15,200 millones de euros (19,800 millones de dólares) en mayo, desde una cifra revisada de un superávit de 14,100 millones de euros en abril.

Las exportaciones totales se mantuvieron estables en mayo en una tasa interanual, con las importaciones bajando un 6%.

El descenso en las importaciones destaca los problemas que enfrenta la zona euro por reactivar la demanda local que ha sido afectada por una tasa de desempleo récord, la reticencia entre los consumidores a gastar y compañías que enfrentan dificultades para acceder al crédito y la inversión.

Las importaciones cayeron en las cuatro mayores economías del bloque, con reportando un descenso de un 1%, de un 2%, de un 4% e de un 6%.

El comercio con China cayó respecto a mayo del año pasado, en una base no ajustada estacionalmente, mientras que las exportaciones a Estados Unidos subieron en un 2%, con las importaciones cayendo en un 7%.