Seúl (Reuters).- El móvil de última generación Galaxy, buque insignia de Samsung Electronics, se parece mucho al iPhone de , pero la empresa surcoreana no ha violado el diseño del dispositivo de la empresa estadounidense, según falló el viernes un tribunal de Seúl.

La resolución en Corea del Sur llega en momentos en que los dos titanes tecnológicos están inmersos en una batalla global por sus patentes, lo que refleja una rivalidad por la supremacía de la industria entre las dos empresas que controlan más de la mitad de las ventas mundiales de 'smartphones'.

El fallo del tribunal de Seúl se dio el viernes apenas días antes de los .

Nueve miembros del jurado deliberarán el miércoles en California en una de las muchas disputas entre las dos empresas en todo el mundo, que los analistas ven como parcialmente destinadas a frenar el crecimiento del sistema operativo Android de Google, el 'software' móvil más usado del mundo.

"Hay muchas similitudes en el diseño exterior entre el iPhone y el Galaxy S, como sus esquinas redondeadas y la gran pantalla, pero estas similitudes habían sido documentadas en productos anteriores", dijo el viernes un juez en la Corte del Distrito Central de Seúl.

"Dado que los cambios que se pueden hacer en los productos móviles de pantalla táctil en general son muy limitados y que el demandado () diferenció sus productos con tres botones en el frontal y adoptó diseños distintos en la cámara y en el lateral, los dos productos tienen un aspecto diferente", dijo el juez.

El juez dijo que era difícil decir que los consumidores podrían confundir el con el Galaxy dado que ambos mostraban claramente el logotipo de sus respectivas compañías en la parte trasera de cada modelo, y los consumidores también tienen en cuenta el sistema operativo, la marca, las aplicaciones, el precio y los servicios al comprar un teléfono.

El juez había ordenado que Samsung parase inmediatamente de vender 10 productos, incluido el , y también bloqueó las ventas de cuatro productos Apple, incluido el iPhone 4 y el iPad 2.

El tribunal falló que Apple infringió dos patentes de tecnología inalámbrica de Samsung y se le ordenó pagar a Samsung 40 millones de wones (28,000 euros). Samsung fue multada con 25 millones de wones por violar una patente relacionada con la llamada función de "choque y rebote" al leer documentos electrónicos.

La solicitada por Apple y Samsung en Corea del Sur es baja debido al tamaño relativamente pequeño del mercado.