La Junta de Acreedores de no aprobó el plan de reestructuración del Complejo Metalúrgico de La Oroya presentado por la anterior administración de la empresa por lo que no podrá retomar su administración, y permitirá a la empresa liquidadora en marcha de dicha planta, informó el Ministerio de Energía y Minas (MEM).

La representante del MEM ante la Junta de Acreedores, Rosario Patiño, lamentó que el accionista Renco desistió en presentar un nuevo del complejo siderúrgico, con lo que la liquidación en marcha va a continuar, quedando por aprobar los términos de referencia para la contratación del banco de inversión que se encargará del proceso de transferencia del complejo.

También lamentó que pese a las reuniones y coordinaciones realizadas con el accionista Renco, con la finalidad de que modifique y presente un plan de reestructuración viable, no se llegó a un acuerdo porque insistía en mantener la operación íntegra del complejo, lo cual excedería los límites máximos permisibles y los estándares de calidad ambiental, por lo cual no era aceptable.

"Hemos participado en reuniones y coordinaciones constantes con ellos (Renco y Doe Run Cayman). Han venido desde Estados Unidos los representantes de Renco (matriz de Doe Run) para buscar un plan viable. Lamentablemente no ha sido posible", remarcó Patiño.

Durante la reunión de la Junta de Acreedores se reveló que la anterior administración de Doe Run Perú tenía caja sólo hasta mediados de junio y que se estimaba un déficit de 37 millones de dólares para el mes de diciembre.

La junta acordó tratar el tercer punto de la agenda, referido a los términos de referencia para la contratación de un banco de inversión para la venta mundial del Complejo Metalúrgico de La Oroya, este miércoles 29.

Problemas ambientalesSobre la supuesta contaminación en La Oroya (Junín), dijo que el MEM va a estar vigilante de los resultados que emitan instituciones fiscalizadoras como el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) y la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa).

"Vamos por buen camino porque la administradora Right Business ha puesto el complejo parcialmente en marcha, cumpliendo los límites máximos permisibles (LMP), es decir, respetando las normas ambientales vigentes", refirió.

Agregó que es muy positivo que esté funcionando el circuito de zinc y, de acuerdo al ofrecimiento de Right Business, en dos meses estará operando el circuito del plomo, lo que también será favorable siempre y cuando cumpla con los elementos técnicos, económicos y medioambientales establecidos.

Patiño aseguró que una vez que entre en funcionamiento el circuito del plomo, continuarán incorporándose más trabajadores, además de en el complejo de zinc, y cuando haya un nuevo operador funcionará todo el complejo, lo que será muy positivo para el desarrollo sostenible de la región.