Módulos Temas Día

EE.UU. es el principal mercado del langostino peruano con el 51.6% de participación

La oferta peruana de langostinos tiene la oportunidad de posicionarse en Estados Unidos por su precio competitivo y flexibilidad en sus volúmenes, afirmó la Oficina Comercial (Ocex) del Perú en Los Ángeles en un estudio sobre el mercado estadounidense de langostinos.

Langostinos

Langostinos a China (Foto: USI)

Langostinos a China (Foto: USI)

USI

La oferta exportable peruana de langostino se basa principalmente en la especie L. vannamei en presentaciones de colas congeladas y en entero congelado, cuyos envíos totales al mundo el 2017 fueron de US$ 165 millones y US$ 50 millones, respectivamente, señaló la Oficina Comercial (Ocex) del Perú en Los Ángeles.


Además, las inversiones e implementaciones tecnológicas del sector privado en las zonas productivas, han generado una mayor producción sostenible y estable, siendo Estados Unidos el principal mercado con el 51.6% de participación.


Considerando la tendencia del desarrollo de langostinos con diversas presentaciones de fácil y rápida preparación con precios bajos, la oferta peruana tiene la oportunidad de posicionarse por su precio competitivo y flexibilidad en sus volúmenes.


Asimismo, las inversiones realizadas por el sector privado que han generado una oferta sostenible y trazable, deben mantenerse y alinearse con las certificaciones requeridas por el mercado estadounidense.


De esta manera, es importante considerar las expectativas de los compradores de Estados Unidos en referencia al valor agregado, volúmenes y certificaciones específicas que cada empresa requiere.


Mercado
De acuerdo a la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), el mercado de pescados y mariscos en Estados Unidos tuvo un valor de US$ 102 mil millones el 2017.


Asimismo, esta misma fuente informó que las importaciones de estos productos fueron US$ 21,500 millones, habiendo crecido 10.4% en el último año y 5.4% promedio anual en los últimos diez años.


Estos valores demuestran la importancia que está teniendo esta industria entre la población estadounidense en donde se proyecta que las ventas del sector crecerán 15% durante los próximos cinco años.


Este desempeño positivo se debe a diversos factores como el incremento del ingreso per cápita disponible, la reducción de precios de los productos y la creciente incidencia de enfermedades, incluyendo ataques cardíacos y diabetes, lo cual ha generado mayor conciencia por parte de los consumidores en incorporar fuentes de alimentos más saludables como productos pesqueros y aceite de pescado en sus dietas.


A esto, el consumo per cápita del mercado estadounidense de productos marinos el 2017 fue de 16 libras, siendo el langostino el primero en el ranking con 4.4 libras per cápita y con un crecimiento anual progresivo de aproximadamente 10% durante los últimos años, superando a otros productos como el salmón (2.4 libras) y el atún enlatado (2.1 libras).


Si bien la percepción del consumo de langostino se encuentra relativamente limitada a las ocasiones de consumo, la preferencia por este producto vendría a darse por su fácil preparación y accesibilidad frente a otros. Así, los langostinos son esencialmente utilizados en diferentes presentaciones durante cenas familiares, reuniones en restaurantes y en ocasiones especiales.


John Fiorillo, editor ejecutivo del diario especializado Intrafish, indicó a esta oficina comercial que el mercado del langostino ha estado creciendo progresivamente y no hay nada que sugiera que ello vaya a cambiar por lo que seguiría siendo el producto marino preferido por los estadounidenses.


Tendencias
En referencia a las principales tendencias del mercado se encuentra en primer lugar, el desarrollo de presentaciones de fácil y rápida preparación con precios bajos, las cuales se venden principalmente en los supermercados.


Explicó que la especie de langostino L.vannamei es la más conveniente para la elaboración de este tipo de productos por sus precios accesibles en comparación de otras especies. En segundo lugar, la trazabilidad y sostenibilidad del producto que aseguran la calidad del mismo, se han vuelto esenciales.


Al respecto, las certificaciones como la Aquaculture Stewardship Council (ASC) y la Global Aquaculture Alliance Best Aquaculture Practies (GAA BAP) son las más reconocidas dentro de la producción del langostino acuícola y son requeridas tanto por los minoristas como por los restaurantes.


En tercer lugar, se encuentra el desarrollo de productos con valor agregado, el cual es impulsado por las nuevas tecnologías que permiten una producción eficiente, segura y de calidad de los alimentos marinos.


Por ejemplo, la marca Seapak cuenta con diversas presentaciones como langostinos empanizados, en sopas y en snacks. Además, supermercados como Whole Foods Market, han incluido este producto en formato deshidratado y pasta como parte de sus ten dencias en sabores del Pacífico para el 2019.


En ese sentido, de acuerdo a la consultora Mintel, las marcas y empresas podrían guiar a los clientes con ideas de preparación para crear nuevos hábitos de consumo como lo son tipos de preparación o recetas, presentaciones ready to eat, meal kits, entre otros.


Importaciones
Respecto a las importaciones del mercado estadounidense, que incluye principalmente al producto congelado, el langostino equivale al 30% de las importaciones totales de los productos pesqueros de acuerdo a NOAA, con un valor de más de US$ 6,500 millones el 2017, presentando un crecimiento del 13.53% con respecto al año anterior según cifras del Departamento de Comercio.


Así, los principales países proveedores fueron India, Indonesia y Tailandia, los cuales tuvieron una participación conjunta de 63.7% con valores de US$ 2,200 millones, US$ 1,200 millones y US$ 810 millones, respectivamente.


Si bien el incremento en la producción en estos países asiáticos ha ocasionado que los precios se reduzcan sustancialmente debido a una mayor oferta, esto ha traído como consecuencia que los consumidores puedan tener acceso a una fuente de proteínas saludable a un menor costo.


Con respecto al desempeño de Perú en esta industria, éste se ubicó en el noveno lugar como proveedor con US$ 90 millones el 2017 y una participación de 1.4%, habiendo experimentado un crecimiento de 2% respecto al 2016.


Otro punto relevante es familiarizarse con la cadena de distribución. Así, una vez que los importadores reciben el producto, éste es direccionado hacia dos principales grupos de distribuidores.


Aquellos especializados en alimentos marinos como Pacific Seafood, Eastern Fish, Inland Seafood, Central Seaway y Red Chamber, siendo esta última quien suministra a la cadena de comida rápida marina Long John Silver; así como distribuidores que cuentan con una amplia gama de alimentos como Sysco y United Natural Foods Inc.


Estos suministran a empresas mayoristas (46%), restaurantes, hoteles y compañías de servicio de alimentos (24%), minoristas (20%), entre otros (10%), según lo indicó la consultora IBIS World.

Leer comentarios ( )