El aprobó el dictamen del proyecto de ley que contempla la suspensión de cinco años para la creación de nuevas universidades y filiales públicas o privadas y el ingreso en la modalidad de a distancia o cualquier otra similar.

La finalidad de la moratoria es permitir en ese espacio de tiempo que se replantee la política de la educación superior universitaria, a fin de que se exprese en una nueva ley, según informó el despacho del parlamenario de Solidaridad Nacional, Vicente Zeballos Salinas, quien presentó la norma.

Esta nueva legislación agregó debe establecer requisitos de creación y funcionamiento de universidades debidamente acreditas y certificadas, que garanticen calidad, investigación y vinculación con las necesidades de desarrollo del país.

Otro de los puntos que se aprobó fue el segundo artículo del proyecto de ley que autoriza excepcionalmente, por el plazo de un año, al CONAFU a evaluar y autorizar a las universidades que cuenten con el Proyecto de Desarrollo Institucional (PDI) aprobado, en la fase de implementación.

El congresista Zeballos Salinas manifestó que con esta ley se definirá una política de Estado, con un servicio de calidad, replanteando las competencias de los organismos ya existentes, o la creación de una superintendencia de universidades que tenga la facultad de evaluar y acreditar a las casas de estudios.

Este dictamen aprobado por el Pleno en primera votación, deberá ser sometido a una segunda votación en el pleno del Congreso de la República.