Fráncfort(Reuters).- El Banco Central Europeo (BCE) acordó lanzar un , potencialmente ilimitado, para rebajar los costos financieros de los países de la zona euro en dificultades y poner un piso a la crisis de la deuda, dijo el jueves el presidente del organismo, Mario Draghi.

, al que, según se sabe, se ha opuesto el Bundesbank alemán, se centrará en los bonos que vencen en un plazo de tres años, y se encuentra estrictamente dentro del mandato del BCE, dijo Draghi. Sólo un miembro del Consejo de Gobierno del BCE había expresado su disenso, dijo.

"Bajo las condiciones apropiadas, tendremos un soporte efectivo completo para evitar escenarios potencialmente destructivos", dijo Draghi en conferencia de prensa después del encuentro mensual del organismo monetario.

"No se fijaron límites cuantitativos ex-ante para el tamaño de las transacciones monetarias directas", dijo, usando el término formal para los programas de .

Los inversores estaban ansiosos, esperando para saber con cuánta decisión actuaría el BCE para ayudar a bajar el costo del crédito de España e Italia, luego de que el desacuerdo entre los funcionarios sobre saliera a la luz pública la semana pasada.

Como mínimo, la declaración de Draghi cumplió las expectativas, dijeron los analistas. fue el eje de la atención el jueves, pero aparte el BCE anunció que mantuvo sin cambios sus tasas de interés en el 0.75%.

La presión sobre Draghi se intensificó tras un reporte de un diario alemán de la semana pasada que decía que el jefe del Bundesbank, Jens Weidmann, había considerado dimitir por su oposición a las compras de , aunque varias fuentes dicen que él no hizo tal amenaza y que cree en seguir en el puesto para defender su punto de vista.

Italia Y EspañaDraghi pareció haber tenido éxito para lograr un apoyo importante en el consejo gobernante del BCE para un plan que podría ser tolerado por Weidmann, pese a su aparente voto negativo.

El responsable del Bundesbank había expresado su preocupación de que la intervención en el mercado de bonos rompería el tabú del BCE de financiar directamente a los Estados miembros de la zona euro.

Otros funcionarios del BCE ven una mayor urgencia en ayudar a e Italia e impedir que se profundice la crisis de la zona euro.

Draghi dijo que el BCE sólo ayudará a las naciones que firmen y cumplan estrictas condiciones de política, con el fondo de rescate de la zona euro también comprando sus títulos, y preferentemente con la participación del Fondo Monetario Internacional y su vigilancia de las condiciones.

La renovada intervención del BCE en los mercados de bonos de la es crucial para que los gobiernos ganen tiempo a fin de presentar una respuesta más duradera a la crisis de deuda del bloque que comenzó a inicios del 2010.

Los rendimientos de los bonos de los gobiernos de España e Italia han bajado significativamente desde que Draghi dijo el 2 de agosto que el BCE compraría bonos emitidos por Madrid y Roma. Volvieron a descender una vez que Draghi detalló su plan de intervención el jueves.