Frankfurt (Reuters).- El redujo su principal tasa de interés a un nuevo mínimo histórico, en respuesta a una sorpresiva desaceleración de la inflación que ha provocado temores a que la recuperación económica de la se pueda estancar.

El BCE recortó su de refinanciamiento a un 0.25% desde un 0.50%.

Además, mantuvo la tasa de depósitos que paga a los depósitos bancarios en un 0.0% y redujo el tipo para los préstamos marginales o tasa de préstamos de emergencia a un 0.75% desde un 1%.

El consejo de gobierno del BCE, integrado por 23 miembros, enfrentaba un intenso escrutinio del mercado antes de la decisión tras una sorpresiva desaceleración de la a un 0.7% en octubre, muy por debajo de la meta del BCE de algo menos de un 2%.

Los llamados de ministros de gobiernos y de empresas europeas principalmente de Italia para que el BCE aliviara la política monetaria para ayudar a debilitar al euro también ponían presión sobre el consejo, pero pocos analistas esperaban un recorte de tasas este mes.

"¡Guau! Esto confirma cómo el BCE bajo (la dirección del presidente de la entidad, Mario) ha cambiado. Se han vuelto muy proactivos", comentó el economista de ING Carsten Brzeski.

"El BCE sabe que un recorte de tasas en la coyuntura actual hará muy poco para reactivar a la economía o para combatir la deflación. En mi opinión, apunta a debilitar aún más la tasa cambiaria del euro", agregó.

El euro caía a un mínimo de siete semanas frente al dólar tras el anuncio de la decisión del BCE.

22 de los 23 operadores de mercados de dinero consultados por Reuters esta semana esperaban que el BCE mantuviera sin cambios las tasas en la reunión, a la espera de una visión más clara sobre la dirección que tomará la inflación en la zona euro.