(Reuters).- Una inflación persistentemente baja en la y los riesgos para la economía global que se derivan de ella tendrán un lugar principal en la agenda de las reuniones de primavera (boreal) del y el G20, indicó el Bundesbank de Alemania.

Hasta ahora, el se ha resistido a los llamados del FMI para que alivie más la política monetaria para combatir los riesgos de una "lowflation" (o baja inflación).

El FMI teme que una inflación baja podría lastrar al crecimiento global en el corto plazo, sumada a las tensiones geopolíticas en zonas como Ucrania, y a la volatilidad del mercado.

El Bundesbank reconoció las sugerencias de política del FMI y recalcó que la política monetaria en la zona euro ya es muy flexible.

"El BCE tiene las herramientas necesarias para actuar, si se hace evidente que la inflación se mantiene baja por demasiado tiempo", confirmó Andreas Dombret, miembro del directorio del banco central alemán. Además, agregó que también había que evaluar los riesgos resultantes.