En la búsqueda por agilizar la recuperación de su economía, España comienza este año con la implementación de un 'banco malo' con el cual busca superar la crisis financiera que viene afrontando. Pero, ¿Qué tan 'malo' es este organismo y cómo le ayudará a salir de la ?

"No es un banco, porque no da créditos; ni es malo, pues es un fondo del que se espera obtener beneficios", afirma Fernando Fernández, docente del (España). Así, explica que el nombre de este organismo público-privado proviene de la calidad de los activos que debe gestionar: "activos tóxicos".

"Se trata de un fondo de gestión de activos inmobiliarios donde los bancos depositan sus que hoy no valen dinero, pero que esperan valgan más en el futuro. De esta forma, los bancos ya no estarán preocupados por rentabilizar la cartera de estos activos, y se enfocarán en el otorgamiento de créditos para agilizar la salida de su crisis", indica.

Fernández señala que la ayuda pública de este mecanismo corresponde a la diferencia entre el precio en libros de esos activos y el precio de venta, por lo que, a cambio de ello, los bancos privados deben adecuarse a ciertas condiciones en su comportamiento.

Asegura que la ventaja más importante es que este fondo público puede tener dichos activos 'malos' en su cartera durante mucho tiempo, pues no tiene un balance mensual al cual deba rendir cuentas mes a mes, a diferencia de los bancos.

"Es por ello que hoy, la lucha tradicional contra las incluye la creación de este tipo de organismos, como tuvieron lugar en México, Suecia e Irlanda en el pasado", refiere.