Módulos Temas Día

Riesgos Financieros Gregorio Belaunde Gregorio Belaunde

Riesgo Geopolítico Ligado al Secesionismo

En los posts de las últimas semanas hemos estado viendo cómo el riesgo geopolítico es una de las fuentes principales del riesgo financiero en el mundo, pero además hemos podido ver dos factores particularmente letales de riesgo geopolítico: el étnico-racial y el religioso. Como habrán podido notar, estos últimos pueden dar lugar además a voluntades separatistas o secesionistas y a guerras civiles; pero no son necesariamente los únicos factores que llevan a esta situación, y no siempre terminan mal en lo humano, pero igual en estos casos, pueden generarse riesgos financieros no desdeñables. Veamos.

En los posts de las últimas semanas hemos estado viendo cómo el riesgo geopolítico es una de las fuentes principales del riesgo financiero en el mundo, pero además hemos podido ver dos factores particularmente letales de riesgo geopolítico: el étnico-racial y el religioso. Como habrán podido notar, estos últimos pueden dar lugar además a voluntades separatistas o secesionistas y a guerras civiles; pero no son necesariamente los únicos factores que llevan a esta situación, y no siempre terminan mal en lo humano, pero igual en estos casos, pueden generarse riesgos financieros no desdeñables. Veamos.

 

Empecemos por aquellos separatismos que no necesariamente llevan a la violencia, donde además el factor dominante no es necesariamente el étnico-racial ni el religioso, sino más bien diferencias culturales y lingüísticas que en realidad ya eran antiguas, sólo que al haber sido excesivamente reprimidas en ciertas épocas, terminaron por generar reivindicaciones más fuertes, y aún más cuando se combinan con un sentimiento de estar contribuyendo mucho más de lo que se recibe desde el punto de vista fiscal.

Hay varios ejemplos:

 

. la separación entre checos y eslovacos en 1992/93, que hizo de Checoslovaquia, junto con Yugoslavia, ambos creados al finalizar de la primera Guerra Mundial, uno de los estados más efímeros de la historia moderna, fue pacífica; Eslovaquia, más sometida a la influencia húngara en los últimos siglos siempre había sido bastante diferente a Bohemia y Moravia, donde se desarrolló tempranamente un fuerte sentimiento Checo. Ambos países han logrado que el divorcio no tenga consecuencias económicas demasiado difíciles.

. el separatismo catalán en España sigue muy presente a pesar del fuertísimo grado de autonomía del que dispone Catalunya (o Cataluña); la represión incluso lingüística  

de los tiempos de Franco no fue de mucha ayuda en este asunto y tampoco lo ha sido el hecho de que parece haber un desequilibrio entre lo que aporta esta región al fisco español y lo que recibe. La gran pregunta es: si se produce una separación por referéndum (considerado anticonstitucional), ¿ no se vería una situación donde no sólo España perdería mucho económicamente, sino la misma Catalunya, al perder su integración con el resto de España y con Europa?

. el separatismo escocés en Gran Bretaña también tiene una larga historia, en la que las relaciones entre escoceses e ingleses fueron por mucho tiempo tormentosas, pero con el tiempo, Escocia se volvió en muchos aspectos una entidad clave dentro del Reino Unido. Hace no mucho tiempo que un referéndum separatista fracasó. Uno de los factores es cultural, con una mayor presencia de la herencia céltica, y también hay antiguos resentimientos de épocas de fuerte represión por parte de los ingleses, pero también el sentimiento de que el petróleo del Mar del Norte benefició más al gobierno central que a Escocia. El separatismo escocés, que tendría consecuencias financieras serias en ambos países, podría reavivarse si el Reino Unido se retira de la Unión Europea (el famoso Brexit), porque los escoceses son mucho más europeístas que los ingleses y parecen poco dispuestos a aceptar el Brexit.

 

Como vemos, también los factores culturales con raíces históricas profundas  

juegan un rol, pero suelen encontrar salidas efectuadas o potenciales menos violentas en los tiempos actuales.

 

Y como hemos visto en estos ejemplos, también las discrepancias económicas y fiscales pueden ser un factor importante. Y en el caso de la Guerra de Secesión Norteamericana, el factor económico jugó un rol también clave en la decisión de los Estados sureños de separarse: su economía dependía demasiado de las grandes plantaciones cuyos costos de producción eran bajos gracias a la esclavitud de los afro-americanos. Y después de todo, los EE.UU. como nación independiente nacieron en gran parte del rechazo de dejarse imponer ciertos impuestos por la Metrópoli inglesa, que fue reprimido con gran violencia. Lo paradójico es que la noción de que el soberano no imponga impuestos “sin representación”, es decir sin discusión parlamentaria, nació en la misma Inglaterra.

 

Pero hay un tipo de separatismo o secesionismo particularmente pernicioso que parece estar desarrollándose

: aquel cuyas motivaciones principales parecen ser aún más cuestionables al tener motivaciones mucho más personales; y se trata de un secesionismo que puede ser declarado o más o menos “solapado”, “de facto”, aprovechando leyes mal hechas que dejan al gobierno central con pocas posibilidades de actuar; veamos:

 

. el motivado por el fuerte deseo de “saltearse” o ignorar las reglas nacionales, para poder actuar más fácilmente como una suerte de “monarca” en la región o ciudad que se administra; aquí se trata en algunos casos de una voluntad de poder exacerbada, aunque no siempre (puede deberse a deseos de querer hacer ciertas cosas más rápido o una cierta forma de soberbia intelectual)

 

. el motivado por la adhesión personal de una autoridad regional o provincial a una cierta ideología que domina en otro país, en general de tipo autoritario o totalitario; esa autoridad se siente más ligada al caudillo o régimen de ese país que a la autoridad nacional, lo puede mostrar de varias maneras o lanzar ideas de “autonomía” que en realidad esconden ideas de independencia o de unirse a otro país cuyo régimen es más afín a su ideología

 

. a lo último pueden combinarse también motivaciones ligadas a la voluntad de poder desarrollar más fácilmente actividades ilegales como el contrabando, el narcotráfico, la tala ilegal o la minería ilegal, en la cual se puede tener intereses directos; también puede tratarse justamente de poder escapar a las consecuencias del descubrimiento por las autoridades nacionales de que el gobernante regional está viviendo sobre todo de actividades ilegales e incluso de la corrupción pura y dura

 

. y hay casos en que el último factor mencionado puede ser el único factor real detrás de las ideas secesionistas : “¡uy! Los órganos de control y la justicia están descubriendo cada vez más cosas de mí”, entonces mejor destruir todo azuzando a las masas, y lanzando ideas de separación como una forma de chantaje; prefieren provocar el caos y la violencia, y hasta de manera totalmente artificial, antes de tener que pagar por las consecuencias de sus delitos (dicho sea de paso, es la motivación principal por la que, a juzgar por casos actuales, recientes o más antiguos, algunos regímenes autoritarios se aferran desesperadamente al poder).

 

Muchísimo cuidado con esos tipos de secesionismos, marcados por un fuerte personalismo

, trátese de sed desmedida de poder, de sesgo ideológico anti-nacional, o de sucios negocios y comportamientos mafiosos simplemente, que pueden provocar grandes problemas en ciertas regiones o ciudades, y hasta desestabilizar a un país, generando diversos riesgos financieros para ese país y sus empresas. Y para todos fines prácticos, pueden a veces ser también una amenaza para la seguridad nacional, sobre todo aquellos con motivaciones ideológicas o mafiosas.

 

 

Leer comentarios ( )