Módulos Temas Día

Economía para todos Carlos Parodi Carlos Parodi

¿Cómo se origina una distribución de ingresos?

Antes de opinar respecto de la justicia o injusticia de una determinada distribución de ingresos, conviene analizar cómo se genera. Señalemos primero que el “ingreso nacional” es la suma de todos los ingresos generados por todos los factores de producción de un país. Así, el ingreso nacional es la suma de sueldos y salarios (trabajadores), alquileres (dueños de propiedades), dividendos (accionistas), beneficios (empresarios), etc.

El ingreso nacional así generado se conoce como la “torta económica”; imaginemos una torta que debe dividirse entre los diferentes invitados a una fiesta. A menos que la torta crezca en tamaño, si un invitado recibe una porción mayor es a costa que otro reciba una menor. Por lo tanto, toda modificación en el sistema de reparto de la “torta económica” implica la alteración de las porciones que venían recibiendo los demás factores. Si la torta crece, es decir, si ocurre crecimiento económico, es posible que los trabajadores aumenten su participación relativa en la misma.

Obviamente, siempre que se altere la “ración de la torta” que percibe un factor de producción a costa de otro, se genera un conflicto que se agudiza en circunstancias recesivas o lo que es lo mismo, cuando la torta disminuye. De ahí que sea clave no solo que la torta crezca, sino que exista un mecanismo que determine cómo se va a distribuir el aumento. Así, la primera conclusión es que para redistribuir antes se debe crecer. ¿Y quién se encarga de la redistribución? Pues el gobierno, en sus tres niveles a partir de los impuestos que recauda y que son fruto del mismo crecimiento.

Cada vez son menos los que proponen que primero hay que redistribuir y luego crecer, pues ello iría contra el crecimiento. Cualquier alternativa que se plantee debe ser pro-crecimiento con redistribución. ¿Y qué pasa si varios sectores no están conformes con la “actual” distribución de la torta? Pues tenemos un conflicto, que solo disminuirá si el gobierno usa bien los recursos que tiene, dotando de buena educación, salud y seguridad a los habitantes de un país, así como un acceso igualitario a servicios básicos de calidad. Sin embargo, la idea de “quitarle a unos para darle a otros” no conduce a nada. De ahí que el crecimiento sea primero.

Entonces, de lo que se trata es de “repartir el ingreso nacional”; en una economía de mercado, la distribución de ingresos está determinada por la venta de los servicios de los factores. Por ejemplo, un trabajador, de acuerdo con su calificación, recibirá una remuneración mensual, que será el “pago al factor de producción”. En consecuencia, el ingreso de un trabajador está determinado por la distribución de las capacidades para obtener dicho ingreso, mientras que el ingreso del capital está determinado por la distribución de la riqueza, que a su vez se relaciona con factores como la herencia y el ahorro a lo largo del ciclo de vida. De aquí emerge un patrón de distribución.

Veamos un ejemplo. Supongamos que una fábrica de ropa ha obtenido a lo largo del año un determinado ingreso por ventas. ¿A quién le corresponde lo obtenido? Evidentemente a todos aquellos que han contribuido a la producción de la ropa; los que vendieron las materias primas e insumos recibirán su parte; los obreros, el personal administrativo y de ventas y los directivos recibirán la suya; quienes prestaron el dinero, percibirán sus intereses, etc. Una vez realizados los pagos, cuyas remuneraciones están estipuladas en distintos contratos, queda un remanente que son los beneficios netos que recibirán los propietarios de la empresa.

Como el reparto de la “torta” es ingreso para quienes participaron en el proceso productivo y se realiza en función de lo que hizo cada uno, se denomina “distribución funcional del ingreso”. Esta última muestra cómo se reparte el ingreso generado en una economía entre todos y cada uno de los factores de producción. ¿Qué opina lector de la distribución funcional de ingresos? Es natural que todos queramos recibir más; pero, ¿estaría bien que sea así o debe existir algún criterio que indique cuándo debe recibirse más? 

 

 

Leer comentarios ( )