Módulos Temas Día

Divina Ejecutiva Fiorella Garcia-Pacheco Fiorella Garcia-Pacheco

Recuperando la reputación de tu Marca Personal

Hace algunos días atrás recibí la llamada de un lector. El tenía una fuerte inquietud. Me comentó que estaba pasando por un momento en su carrera profesional donde sentía que estaba expuesto a una mala reputación.

Hace algunos días atrás recibí la llamada de un lector.  El tenía una fuerte inquietud.  Me comentó que estaba pasando por un momento en su carrera profesional donde sentía que estaba expuesto a una mala reputación.  Durante su vida profesional había cuidado mucho de tener una buena reputación.  Sin embargo, sucedió algo que no esperaba.  Fuertes chismes, infundados y falsos, estaban corriendo por su trabajo.  

Ahora, él está preocupado.   Siente que todo su esfuerzo durante los últimos años en prepararse, ganar experiencia, ser un buen profesional estaban en juego.  Los rumores se habían expandido rápidamente y ahora no sabía cómo hacer para recuperar su buena reputación.  Su llamada era para pedirme un poco de orientación con este tema.  Conversamos un rato y le di algunas luces de lo que podría hacer y poner en marcha para conseguirlo.

 

reputacion-warren-buffett

 

Luego de su llamada, me quedé pensando en eso.  Creo que todos, o casi todos, en nuestra vida profesional y personal estamos expuestos a malos momentos.  Ya sea por un chisme o rumor, o porque efectivamente cometimos algún error o tomamos malas decisiones.  Lo cierto es que ya sabemos que sólo somos capaces de controlarnos a nosotros mismos, pero no podemos controlar lo que otros digan o piensen de nosotros.  Sin embargo, cuando alguien decide firmemente gestionar su propia marca personal, somos más conscientes de la situación, y somos capaces de tomar el poder y control de nosotros mismos, de lo que comunicamos y cómo nos perciben los demás.

Por eso, como todos estamos expuestos a situaciones así, que pueden dañar nuestra reputación, quiero compartir con ustedes algunas recomendaciones que podríamos poner en práctica si tenemos que enfrentar algo similar.

Primero lo primero

Para comenzar, es importante tener en claro, que la reputación es algo que sólo se gana con el tiempo.  Ser consistente, constante y coherente es fundamental para conseguirlo.  Si repetidamente hacemos algo, validaremos esa acción y los demás no reconocerán de esa manera.  Esto aplica para lo bueno y lo malo también.  Por ejemplo, si todos los fines de semana ingieres alcohol hasta perder la conciencia, es muy seguro que en el tiempo la gente te empiece a reconocer como un alcohólico y eso será parte de reputación.  Por otro lado, si constantemente cumples con tus promesas, con el tiempo la gente te reconocerá como alguien confiable y responsable.  Como les digo, es cuestión de ser consistente, constante y coherente.

Habla con los demás

Cuando has identificado que hay un problema, ya sea por rumores o chismes, o por porque efectivamente cometiste algún error, es hora de hablar con los demás.  Tienes que estar en calma y serenidad, evitando estar a la defensiva.  Pregunta la opinión de gente que aprecias y que te aprecian y que sabes que te hablarán con transparencia sobre el tema.  A veces, no somos tan conscientes del alcance de las cosas, pero al hablar con otros, podemos saber la situación real y su dimensión, para saber que tanta importancia debes darle.

Además, si por ejemplo es algún problema que tuviste con alguien, es mejor hablarlo para aclarar y que justamente sea esa misma fuente, la que te ayude a dar la información completa.  Si fallaste en algo, hablarlo y aceptarlo con humildad es una buena estrategia.

Si no es posible hablar con la o las personas con las que has tenido un problema y están causando una mala reputación, no busques pelea ni trates de caer en el juego de también hablar mal de esas personas, eso no será de mucha ayuda para recuperar tu reputación.

Pide disculpas

También es apropiado pedir disculpas si fuera el caso.  Reconocer un error y hacer lo que corresponde para enmendarlo te ayudará muchísimo en la toma de control de tu reputación y así lograrás recuperarla.  Debes ser consciente que no siempre aceptarán tus disculpas, sin embargo, eso no debe detenerte en darlas.  Esto también aplica a disculparnos a nosotros mismos.  Ojo, aquí nadie es perfecto y somos propensos a cometer errores, es humano y es muy necesario para nuestro crecimiento cometerlos.

Pon alto a los rumores

Si alguien está esparciendo un chisme falso sobre ti y que te está afectando, debes tratar de aclararlo lo antes posible.   Por ejemplo, si alguien está diciendo que cometiste un acto ilegal y  no es cierto, pues tan pronto como seas consciente de ese rumor desmiéntelo.  Las personas solemos ver las cosas desde nuestra perspectiva y puede que alguna actitud nuestra haya dado indicios de que algo malo estaba ocurriendo, cuando puede que solo se trate de un tema de comunicación.  Que eso te sirva de lección para aprender a identificar que fué lo que originó ese rumor o que la gente te “lea” equivocadamente.  Esa es una excelente oportunidad de mejora que no debemos dejar pasar.  

Sin embargo, también hay que ver si ese rumor es fundado y quién lo está difundiendo.  A veces es mejor ignorarlo y no darle importancia, ya que tal vez entrar en ese proceso de “dimes y diretes” puede terminar perjudicándote más.  Mira bien de dónde viene cada cosa y también de quién viene.

Sigue haciendo lo tuyo

En paralelo a todo esto, no debes dejar de seguir trabajando en tu reputación de manera consistente, coherente y constante.  Sigue haciendo bien las cosas, sigue esforzándote por ser mejor cada día.  No permitas que este tipo de situaciones te detengan y te paralicen. ¿Hay que darle importancia?  Si, pero en la medida justa y necesaria.  No ganas nada sobre dimensionando la situación.  Atiende el problema, enfréntalo, pero todo en base al problema.  Lo peor que puedes hacer, es caer en el juego.  Más bien, ponte en marcha y sobre todo no te detengas.  Muchas veces callar estas voces, es demostrando con hechos más que con palabras.

Ten mucha paciencia

Cuando algo así nos sucede (y créeme que en algún momento, tarde o temprano, te sucederá) ten mucha paciencia.  Sobre todo contigo mismo.  No te atormentes a ti mismo y ten confianza que esto tomará un tiempo en revertirse.  Las personas solemos olvidarnos de esas cosas con el tiempo y dejamos de darle importancia.  Sólo asegúrate que reconociste el error, identificaste el problema, hablaste con la gente, desmentiste el rumor y diste las disculpas del caso.

  10-ideas-para-convertirte-en-un-profesional-20-14-638

Para terminar, es importante saber, que aunque todos somos vulnerables a estas situaciones, es algo que también podemos contrarrestar si actuamos anticipadamente.  ¿Qué quiere decir esto?  Como ya sabemos, todos tenemos una marca, seamos conscientes de cuál es o no y la estemos gestionando a consciencia o no.  Lo cierto es que si comienzas a tomar control de tu propia marca, a posicionarte correctamente, a comunicarte efectivamente, lo más probable es que cuando enfrentes situaciones como las que hemos descrito, los demás nos lo perdonen con mayor facilidad.  

Esto sucede tal cual con las marcas comerciales.  Cuando una buena marca ha sido consistente, coherente y constante en el tiempo y ha cumplido su promesa, pues cuando suceda algo o cometa un error, sus clientes lo perdonarán con mayor facilidad y prevalecerán todos los factores y valores positivos que esta marca ha podido aportar en el tiempo.  Lo mismo pasará con nosotros.  Si hemos manejado bien nuestra reputación de Marca Personal, cuando nos enfrentemos a estas situaciones, pues nuestros “clientes”, reconocerán que fue un error, o que es un rumor y lo pasarán por alto rápidamente el impase.

Y recuerda como dice el dicho “no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista”.

 

 

web: http://www.divinaejecutiva.com
correo: fiorella@divinaejecutiva.com
facebook | instagram | twitter: divinaejecutiva

 

 

 

Leer comentarios ( )