La situación financiera de las personas puede convertirse en algo caótico cuando las deudas se apoderan de nuestro día a día, así que el portal Pymex brindó seis consejos para poder salir de las deudas y no caer en ellas, todo esto para poder sentirnos libres en la vida y dejar a un lado la preocupación:

1.- Conocer y reconocer nuestra realidad financiera. Debemos hacer un diagnóstico de nuestras finanzas personales, de tal forma que sepamos nuestra realidad financiera. Solamente debemos hacer un balance general con los ingresos que tenemos y los gastos que solemos hacer mensualmente.

2.- La mayoría de las deudas tienen un origen emocional. ¿Cuántas veces has querido comprarte ese televisor que tanto te gusta? O ¿Cuántas veces has soñado con ese viaje fantástico? La emoción y el dinero hacen una mezcla explosiva y, es por eso, que debemos saber controlarlo.

3.- Hacer una planeación adecuada de nuestras finanzas. Lo bueno de tener una planificación financiera es que sabremos a ciencia cierta si en el futuro podremos ser capaces de pagar las deudas que tengamos. Siempre es bueno hacer una planificación negativa, una estable y una positiva, ya que de esa forma podremos anticiparnos a los hechos.

4.- Entender que también existen deudas buenas. Las cuales nos permitirán generar mayores ingresos a nuestro balance financiero. Pero hay que tener siempre claro que deuda, así sea buena, no deja de ser una deuda que tendremos que estar controlando.

5.- El plan para salir de las deudas. Es necesario, dentro de nuestro balance financiero, destinar cierto monto para ir pagando las deudas que tengamos. Tenemos 2 formas de lograr: la primera es reducir los gastos y podemos empezar con los gastos hormiga, a fin de mes podrás sorprenderte la cantidad de plata que has podido ahorrar. La segunda forma es aumentar los ingresos, esto se puede lograr a base de determinación y de hacer algo que te guste, porque mientras más entretenido es un trabajo, más ganas le pondrás.

6.- Intentar al máximo no endeudarse más. Hay que tratar, en lo posible, de no pedir prestado porque es una mala costumbre que nos ha enseñado la sociedad y solamente nos perjudica. Se debe aprender a comprar solamente lo necesario y, si en caso no se pueda, endeudarse en algo que nos permita salir adelante, sea el caso de una maestría o un curso que necesites aprender.

Recuerden siempre hacer un balance financiero y un plan a largo plazo para poder determinar la situación en la que se encuentran.