Módulos Temas Día

Los errores cotidianos que acaban con sus finanzas

Especial TU DINERO. Llevar un presupuesto, ahorrar al menos 10% de sus ingresos mensuales y pagar a tiempo sus tarjetas para evitar cargos adicionales, son alternativas que tiene a su alcance para mantener en forma sus finanzas.

notitle

El Economista de MéxicoRed Iberoamericana de Prensa Economica (RIPE)

Sin embargo, existen errores en los que se suele incurrir todos los días, algunas veces de forma inconsciente: olvido, desidia o falta de planeación, que pueden llevarlo a bancarrota.

Juan Pablo Zorrilla, director general de la entidad "Resuelve tu Deuda", explicó que todos los errores financieros son el resultado de la combinación de dos factores: la falta de educación financiera y la mala planeación del manejo de su dinero.

A decir del especialista, éste es un tema que deberá detectar e implementar de inmediato un plan de ataque para que logre disminuirlo y que lo lleve a incrementar su patrimonio sin dolores de cabeza.

"Pocas son las personas que se sientan a pensar en el futuro y se plantean objetivos a más de cinco años; debe tener una meta en mente y trabajar para ella. Si tiene deudas será mejor liquidarlas", indicó Zorrilla.

A continuación le presentamos algunos de los errores financieros más comunes en los que se incurre y las consecuencias de los mismos en su estabilidad económica.

1. Mantener sus ahorros estáticos y no invertirlos; no estar asegurado y olvidarse de su retiro. Cuando usted logra ahorrar mes con mes al menos 10% de sus ingresos y tener cierta estabilidad financiera, es el momento de hacer crecer su dinero.

En el mercado hay diferentes instrumentos de inversión.

Haga un alto y piense por un momento cómo quiere vivir al momento de su jubilación. Desde hoy ahorre para su retiro y proteja su patrimonio: procure estar siempre en la afore con mayor rendimiento neto.

2. Abusar del uso de los meses sin intereses. Este esquema es muy atractivo para adquirir bienes duraderos, pero si no controla su uso puede generarle una bola de nieve que terminará por aniquilar su bolsillo.

Sofía Macías Liceaga, vocera de Consumo Inteligente de MasterCard, recordó que cada compra a meses sin intereses satura su línea de crédito y se transforma en un gasto fijo; por lo regular las personas se dejan enganchar con las promociones sin hacer cuentas de sus gastos.

3. Evadir sus deudas y no contar con un fondo de emergencia. Macías Liceaga aclaró que todas las personas pueden enfrentar una mala racha financiera. Sin embargo, el secreto es hacerle frente a sus deudas y comenzar con un plan de austeridad para poder liquidarlas.

"Mantener un historial crediticio sano le abrirá la puerta a futuros préstamos; es su carta de presentación ante las entidades que otorgan crédito", expuso.

Juan Pablo Zorrilla explicó que usted deberá atesorar un fondo que cubra al menos seis meses de sus gastos fijos. Así, cuando pase por una situación económica un tanto complicada usted podrá solventar sus gastos hasta que logre estabilizarse sin recurrir a la deuda.

4. No tener claro qué necesita y abusas de las compras por impulso. Antes de contratar un producto o servicio financiero deberá tener claro para qué lo necesita; siempre es atractivo que le ofrezcan un préstamo personal o que le incrementen su línea de crédito. Antes de firmar piénselo dos veces, pues esta situación puede generarle problemas de sobreendeudamiento.

Macías Liceaga precisó que antes de comprar un producto deberá hacer un alto y cuestionarse: ¿lo quiero o lo necesito? La respuesta a este cuestionamiento le ayudará a mantener finanzas saludables.

Controlar las compras por impulso y los denominados gastos hormiga, aunque usted no lo crea, pueden generarle ahorros. Dicho capital lo puede canalizar a sus metas de mediano plazo, además de que ello le ayudará a cuidar su salud.

5. Contar con más de dos tarjetas de crédito y además pagar el mínimo en cada uno de sus plásticos. Cuando usted maneja muchas tarjetas de crédito puede llegar a sobre endeudarse. Además, le será más difícil pagar comisiones, anualidades e intereses.

Ahora bien, las consecuencias de vivir pagando el mínimo en sus plásticos es simple: tardará más tiempo en saldar su deuda, sin olvidar que esta situación le genera más intereses.

Para sanar este error, especialistas en finanzas personales conminan a ser un cliente totalero, pero si su economía no lo permite, pague al menos el doble del saldo solicitado.

Es una gran fuente de financiamiento pero no hay que exceder de ella; para que este esquema no aniquile su bolsillo debe entender que la línea de crédito se satura y que mes con mes debe pagar todos los artículos que tenga bajo este esquema, además de su saldo mínimo".

Más del Especial TU DINERO:

Leer comentarios ( )