Cuando un quiere comprar un , lo que espera es una buena atención, por lo tanto, el buen tacto es muy importante.

Lamentablemente, en algunos lugares este concepto llega a olvidarse a causa de la rutina. Sin embargo, aquí te damos cinco acciones sencillas para que las pongas en práctica en tu día a día, mejorando tu negocio.

No los hagas invisibles Es cierto que al momento de atender, a veces varios clientes llegan al mismo tiempo haciendo imposible atenderlos rápidamente.

Ten mucho cuidado si esto ocurriese, pues para ellos puede llegar a ser muy frustrante sentirse ignorado. Si llegase a ocurrir este tipo de inconveniente, indícales que en breves momentos se les atenderá y recálcales en qué orden se dará. De esta manera verás a tus clientes más tranquilos.

Salude Para este punto es bueno hacer un ejercicio. ¿Alguna vez fuiste a una y no recibiste ningún saludo, o por el contrario no te lo devolvieron? Si es que a ti te ha tocado pasar por esto, sabes a lo que nos referimos.

Es un ejemplo que no se puede imitar debido a que los saludos generan confianza y respeto. Recuerde que un "buenos días, ¿cómo puedo ayudarlo?" siempre funciona, no exageres tu saludo ni los minimices con una mímica.

Llámalos por su nombreCuando un cliente oye su nombre se siente a gusto, porque es muy satisfactorio poder ser reconocido. Aquí, podemos poner como ejemplo a Starbucks, quienes siempre tratan a sus clientes por su nombre y los reciben con una sonrisa.

Haga recomendacionesSi tu cliente no conoce bien sus productos o simplemente cuenta con una gran variedad, se pueden sentir abrumados, y tus recomendaciones podrían ayudarlo. Sin embargo, si tu cliente está seguro de su pedido, no insistas porque podría generar algún tipo de rechazo.

No mientasPase lo que pase, siempre di la verdad. Un , una oferta inexistente o una calidad alterada son mentiras que podrían llevarte a perder la clientela y popularidad.