Usted está sentado frente al reclutador, las cosas marchan bien durante la , habla acerca de sus atributos, habilidades y fortalezas, de pronto su interlocutor le lanza la temida pregunta: ¿Cuál es su mayor debilidad?

Aunque parezca una pregunta inocente, tiene el potencial de exponer rápidamente un gran defecto. Los directores de recursos humanos están buscando ejemplos de cómo una persona se enfrenta a los obstáculos del pasado, cómo lidia con el fracaso y qué pasos ha dado para solucionarlo.

Las entrevistas de trabajo sirven para desechar a los malos candidatos, pero también para encontrar al postulante ideal. Las preguntas complicadas o comprometedoras son decisivas, sepa cómo afrontarlas siguiendo los siguientes tips recomendados por :

Conozca sus debilidadesPara conversar sobre sus debilidades en una entrevista de trabajo, en primera línea por supuesto, debe conocer a cabalidad cuáles son. Si no está seguro sobre cuál es su mayor debilidad, es bastante probable que no tenga en claro cuáles son sus puntos fuertes. De ser así, realice una suerte de auto-evaluación. Conozca su personalidad y su valor en la oficina no será cuestionado.

Sea honesto, pero no mencione las debilidades esencialesLa mejor respuesta a esa incómoda pregunta radica en una respuesta sincera. Es poco probable que sea contratado por aquello que no sabe hacer. Sea honesto al mencionar sus debilidades pero no hable sobre aquellas que puedan arruinar sus posibilidades de conseguir ese puesto de trabajo. Por esta razón, investigue qué perfil se está buscando e intente encajar en él.

Hable acerca de cómo ha lidiado con esa debilidadEsté preparado para compartir un ejemplo respecto a un fracaso anterior, o para hablar sobre una debilidad que se ha convertido en una fortaleza. Por ejemplo, si anteriormente una de sus debilidades estaba relacionada con la impuntualidad, puede comentar cómo cambio esa actitud a raíz de una conversación que sostuvo con su anterior jefe, quien le hizo comprender cómo afecta la puntualidad a su marca personal. No converse sobre debilidades en las que aún está trabajando para mejorar.

No prepare una respuesta exactaPor supuesto, usted quiere estar preparado y deseará saber cómo responder preguntas complicadas. Antes de asistir a una entrevista, piense en sus puntos débiles, pero no ensaye una respuesta. Caso contrario, será vista como una persona poco auténtica.

Solo discuta debilidades relacionadas con el trabajoEl reclutador espera que el entrevistado hable sobre sus debilidades en el lugar de trabajo y cómo las ha superado. Por esta razón, no cuente cuáles son sus debilidades personales. Se considera inadecuado trasladar los problemas personales al mundo de los negocios. La empresa no contratará a alguien con dificultades para separar ambos aspectos.

No diga que es un perfeccionista o trabaja demasiado duroRespuestas comunes como: "Soy un perfeccionista" o "trabajo tan duro que no descanso", contrariamente a lo que usted pueda considerar, no lo beneficiará en absoluto. Use la pregunta en torno a su mayor debilidad como una oportunidad para compartir la forma en que ha superado un reto profesional y cómo ahora está mejor debido a él.