Con la llegada de la pandemia, y las medidas dictadas frente a ella, como el confinamiento, en las agencias publicitarias muchos se preguntaron cómo sobrevivir a una coyuntura que impide una de sus principales premisas: convencer a la gente de salir a comprar.