MDN
Así se vería el ser humano en el año 3.000

Es bien sabido que las personas nos hemos vuelto dependientes de la tecnología a causa de los , las laptops, smartwatches y demás aparatos electrónicos que permiten revisar constantemente los mensajes de texto, correos electrónicos y las redes sociales. Si bien estos inventos sirven para estudiar, trabajar y socializar, ¿sabías que su uso desmedido podría cambiar radicalmente la anatomía del ser humano en el futuro?

“Si bien la tecnología ha sido excelente para la creación de empleo, la productividad y el aprendizaje de nuevas habilidades, existe una creciente evidencia que revela los efectos negativos que la tecnología puede tener en nuestros cuerpos”, señala el informe de , una empresa internacional de telecomunicaciones.

MÁS INFORMACIÓN | Las 10 habilidades blandas que demandará el mercado laboral en el futuro

Puede parecer ciencia ficción, pero este informe se basa en estudios, investigaciones científicas y opiniones de expertos sobre el tema para luego plasmarlos en imágenes 3D de lo que sería un futuro humano por el uso desmedido de estos aparatos.

¿CÓMO SERÁ EL IMPACTO DE LA TECNOLOGÍA EN EL CUERPO HUMANOS EN EL AÑO 3,000?

Mindy, como se llama el modelo creado en 3D, presenta joroba, cuello encogido, mano en garra, codo en ángulo recto, un segundo párpado interior, un cráneo más grueso y un cerebro más pequeño. Conoce el porqué de la evolución del homo sapiens tal y como lo conocemos.

Joroba y cuello arqueado

El diseño y los hábitos típicos de los usuarios de los objetos tecnológicos modernos, como los teléfonos inteligentes y los monitores de computadora, tienen un impacto significativo en la forma en que nos sentamos y nos paramos. En este caso, la espalda y el cuello de Mindy estarán inclinados hacia su pecho.

Pasar horas mirando tu teléfono tensa el cuello y hace que tu columna pierda el equilibrio. En consecuencia, los músculos de su cuello tienen que hacer un esfuerzo adicional para sostener su cabeza. Sentarse frente a la computadora en la oficina durante horas y horas también significa que su torso se estira frente a sus caderas en lugar de apilarse recto y alineado”, indica Caleb Backe, un experto en salud y bienestar de , entrevistado para la nota.

El vínculo entre la tecnología y la postura ahora está bien establecido, y es por eso que la espalda y el cuello de Mindy (que veremos con más detalle más adelante) están inclinados hacia su pecho.

El humano en el año 3,000 podría tener joroba y el cuello más doblado. (Foto: TollFreeForwarding)
El humano en el año 3,000 podría tener joroba y el cuello más doblado. (Foto: TollFreeForwarding)

Garra de texto

El brazo de Mindy revela cambios anatómicos significativos por el uso del teléfono inteligente. Una es la “garra de texto” ocurre después de agarrar constantemente su teléfono inteligente, curvando los dedos en una posición poco natural durante largos períodos de tiempo.

“La forma en que sostenemos nuestros teléfonos puede causar tensión en ciertos puntos de contacto, lo que provoca la ´garra de texto´”, explica el doctor Nikola Djordjevic de . Esto se conoce como síndrome del túnel cubital.

El humano en el año 3,000 podría tener la mano en forma de garra y el codo en un ángulo de 90 grados. (Foto: TollFreeForwarding)
El humano en el año 3,000 podría tener la mano en forma de garra y el codo en un ángulo de 90 grados. (Foto: TollFreeForwarding)

Codo de 90 grados

El brazo de Mindy tendrá el codo de 90 grados, conocido también como “codo de teléfono inteligente”. Esto se debe a la posición típica del brazo al sostener y usar teléfonos inteligentes, ya sea para uso general o cerca de nuestras orejas durante las llamadas telefónicas.

“Mantener el codo doblado durante mucho tiempo (la mayoría de las veces, mientras sostiene el teléfono) puede estirar el nervio detrás del codo y ejercer presión sobre él”, explicó el doctor Djordjevic.

Cráneo más grueso

¿Cómo puede afectar la tecnología nuestro cerebro? Existe una creciente preocupación sobre la radiación de radiofrecuencia emitida por los teléfonos inteligentes y las consecuencias que pueden causar para la salud cuando se exponen al cerebro.

En 2011, la clasificó la radiación de los teléfonos inteligentes como “posiblemente cancerígena para los humanos”; y un sugirió que esa radiación puede afectar el rendimiento de la memoria. Dado el impacto que podría tener sobre todos nosotros, Mindy ha desarrollado un cráneo un poco más grueso, lo que la protege de cualquier daño.

El humano en el año 3,000 podría tener joroba el cerebro más pequeño. y el cráneo más duro. (Foto: TollFreeForwarding)
El humano en el año 3,000 podría tener joroba el cerebro más pequeño. y el cráneo más duro. (Foto: TollFreeForwarding)

Cerebro más pequeño

La tecnología también puede cambiar el tamaño de nuestros cerebros. Y es que gracias a los avances tecnológicos en agricultura, salud y muchos más ámbitos de la vida, ahora tenemos que hacer mucho menos para sobrevivir.

Un segundo párpado

El cambio final de Mindy es posiblemente el más extravagante. Debido a que investigaciones apuntan a que las pantallas que causan dolores de cabeza, fatiga visual e incluso ceguera, “el cuerpo de Mindy podría desarrollar un párpado interno más grande para evitar la exposición a la luz excesiva, o el cristalino del ojo puede desarrollarse evolutivamente de modo que bloquee la luz azul entrante”. Así lo explicó de la Universidad de Toledo.

Mindy podría crear un segundo párpado o el ojo podría bloquear la luz azul de los aparatos tecnológicos. (Foto: TollFreeForwarding)
Mindy podría crear un segundo párpado o el ojo podría bloquear la luz azul de los aparatos tecnológicos. (Foto: TollFreeForwarding)