Módulos Temas Día

Cambio a vehículos eléctricos podría derrumbar a varios gigantes

"¿Quiénes serán los ganadores de la carrera de autos eléctricos? ¿Quién sabe?”, dijo Mike Ramsey, director senior de investigación de Gartner Inc. "Los predominantes podrían ser, o quizás ellos podrían ser eliminados por completo".

vehículos eléctricos

vehículos eléctricos

El fabricante de automóviles que pueda capturar este tipo de estatus de ícono en el segmento de los vehículos eléctricos avanzará a mayor velocidad durante años.

El futuro de la industria automotriz va a parecerse a la historia del teléfono celular. Los dos comparten incluso la tecnología: la batería de iones de litio. A medida que los fabricantes de automóviles del mundo se cambian gradualmente de la combustión a la carga, algunas de las compañías de automóviles dominantes de hoy compartirán el destino de algunos antiguos titanes de los teléfonos inteligentes. ¿Recuerda a BlackBerry, Nokia y Palm?

"¿Quiénes serán los ganadores de la carrera de autos eléctricos? ¿Quién sabe?”, dijo Mike Ramsey, director senior de investigación de Gartner Inc. "Los predominantes podrían ser, o quizás ellos podrían ser eliminados por completo".

Esta transición se llevará a cabo mientras una serie de opciones eléctricas llegan a las salas de exhibición. En los próximos dos años, se comercializarán otros 85 modelos impulsados a batería, con lo que la flota mundial ascenderá a 357, según el último recuento de Bloomberg New Energy Finance.

Volkswagen AG se encuentra casi a la cabeza, prometiendo 20 nuevos modelos eléctricos para 2020 y otros 80 para el 2025. Justo este mes, el fabricante alemán dijo que los vehículos de combustión interna que se están diseñando ahora serán los últimos.

"Todos los fabricantes creen: ‘Tenemos que tener al menos un perro en esta cacería o nos quedaremos completamente atrás’", dijo Karl Brauer, editor ejecutivo de Autotrader y Kelley Blue Book. "Si lo ignora y actúa como si el mercado nunca fuera a estar listo, entonces se está metiendo en un verdadero problema".

Ser el primero, sin embargo, no es garantía de éxito. El Insight de Honda prometió un rendimiento de 70 millas por galón (cerca de 3,36 litros por 100 kilómetros) en carretera cuando llegó a los concesionarios como el primer híbrido estadounidense en diciembre de 1999.

Sin embargo, el Toyota Prius, que llegó al mercado meses después, se convirtió en el icono de los autos más ecológicos. Luego llegó un montón de híbridos de imitación, pero ninguno se acercó a igualar el prestigio del modelo Toyota.

El fabricante de automóviles que pueda capturar este tipo de estatus de ícono en el segmento de los vehículos eléctricos avanzará a mayor velocidad durante años. Por el momento, Tesla Inc. parece tener esa ventaja, aunque probablemente haya espacio para otro vehículo de parangón o dos, un SUV más asequible, por ejemplo, o una camioneta eléctrica.

Los vehículos que no ayudan a definir de forma significativa su categoría se enfrentan a una dura prueba. "Habrá una cola muy larga de modelos de vehículos eléctricos que no se venden especialmente bien", dijo el analista de BNEF Colin McKerracher.

En este momento, fuera de China, las opciones distintas de Tesla en vehículos eléctricos como el Nissan Leaf, el Chevy Bold y el BMW i3 no se están vendiendo particularmente bien.

Los analistas esperan que eso cambie en los próximos años a medida que el costo de las baterías se reduzca y el mercado acepte más SUV eléctricos, el estilo de carrocería que está de moda en este momento.

Esto significa que durante la próxima década más o menos, los ejecutivos de automóviles de la vieja escuela tratarán de hacer un truco financiero difícil: impulsar retornos con motores a gasolina hasta que sus modelos eléctricos tengan la fuerza suficiente para empezar a seguir el ritmo.

Esencialmente están usando una tecnología antigua para financiar la transición a la siguiente, y el momento es difícil. Si saltas al tren de motor eléctrico demasiado pronto, todo el trabajo se paralizará; si saltas demasiado tarde, perderás la carrera de vehículos eléctricos.

Las startups como Tesla no tienen que hacer este incómodo salto. Son pequeñas e inexpertas, pero no tienen que preocuparse por alimentar un negocio tradicional a medida que éste se va reduciendo poco a poco.

Otro factor que exacerba la dinámica para los fabricantes de automóviles dominantes es el hecho de que la demanda de vehículos eléctricos podría no ser lineal, especialmente si los precios de la gasolina suben o si caen los incentivos gubernamentales.

Y cuanto más dinero inviertan compañías como Daimler AG y Volkswagen en vehículos eléctricos, mayor será la urgencia de venderlos y más rápido será el cambio de la economía hacia las ganancias.

"Hay un elemento de autorrealización en esto", dijo McKerracher. "Verá un ciclo virtuoso de reducción de volumen y costes. Eso es lo que les faltaba a los vehículos eléctricos".

Incluso la fabricación de un gran vehículo eléctrico y la sincronización perfecta del mercado puede no ser suficiente. En Tesla, el sensual sedán es sólo el principio. La compañía ha prosperado, en parte, porque trata directamente con los consumidores y permite que todos construyan el auto exactamente como les gustaría que fuera.

Los autos de Tesla también están experimentando una mejora constante con actualizaciones de software vía satélite, básicamente eliminando todo el concepto de año del modelo.

"Literalmente, hacen todo de manera diferente", dijo Ramsey.

La vieja guardia de la industria automotriz, mientras tanto, no puede vender directamente a los clientes sin infringir las leyes de franquicia. Los concesionarios, a su vez, tienen pocos incentivos para impulsar los vehículos eléctricos.

Los vehículos impulsados a batería no ofrecen una gran cantidad de ingresos por repuestos o mantenimiento, que ascienden a US$ 12 de cada US$ 100 que recauda una tienda de automóviles típica de Estados Unidos. Un vehículo eléctrico nunca necesita anticongelante ni un nuevo juego de bujías, ni siquiera un cambio de aceite.

Los fabricantes actuales "parecen estar pensando en los vehículos eléctricos como un simple cambio del sistema de propulsión", dijo Ramsey. "Si hay un gran cambio hacia los vehículos eléctricos, estas compañías pueden necesitar... cambiar totalmente la forma en que piensan sobre el mercado".

Mientras que la vieja guardia de la producción de automóviles compite por una posición, es probable que se enfrenten a una avalancha de competencia diferente a todo lo que la industria ha visto en generaciones.

Leer comentarios ( )