Ante los casos de corrupción en los de Áncash y Tumbes, el presidente señaló que "no le temblará la mano" para sancionar a los corruptos y proponer leyes sobre el proceso de .

"(En el Gobierno), trabajamos en coordinación con todas las instituciones del Estado (…) Hoy tenemos cuentas congeladas en el gobierno regional de Tumbes y Áncash a pedido de la ", indicó el mandatario.

Tras agradecer a la por apoyar la lucha contra la corrupción y, especialmente, a develar el caso de , dijo que "no nos temblará la mano en sancionar y proponer las leyes sobre el proceso de descentralización y creación de regiones".

"Nadie tiene corona para estar exento. Tenemos que aplica y ejercer el control político", aseguró.

Siguiendo la misma línea que , presidente del Congreso, quien fue acusado de pedir apoyo político a Álvarez, el presidente negó algún tipo de vinculación con el expresidente regional de .