En el portal del diario español La Vanguardia, el empresario gastronómico dejó abierta la posibilidad de postular a la Presidencia de la República del Perú en los comicios que se deben celebrar en el 2016, aunque aclaró que esto sería en condiciones políticas extremas, que aclaró que no cree que se presenten.

''Si hay un Gadafi apunto de tomar el poder y la gente te dice que el único que se puede enfrentar a él eres tú, entonces sí es una responsabilidad histórica que asumiría. Pero no creo que se dé el caso'', comentó .

aseguró que apoyaría a un político honesto, capaz de acabar con la crisis de institucionalidad que existe en el país.

Sin embargo, , empresario y dueño de más de 40 restaurantes en el mundo, dijo que posee características que le ayudarían gobernar: una visión amplia adquirida en el negocio de la gastronomía y el poder de enfrentamiento con los tradicionales, entrenamiento que recibió de su padre desde muy niño y que ha puesto en práctica en varias ocasiones, por ejemplo ante personajes como Alan García.

Aunque después reconoció que para una campaña política necesitaría contar con un equipo grande de colaboradores.

"Y la verdad es que mi ayudante, Erika, y las otras tres personas que estamos aquí, solo pensamos en cómo hacer un cebiche más rico mañana. De eso no pasamos. No tengo ni un partido ni una estructura, aunque quisiera, no podría'', declaró a La Vanguardia.

Luego afirmó que su principal temor sería perder el cariño de la gente y las muestras de afecto que encuentra en la calle, porque ''por más que hagas las cosas bien, hay mucha gente que no te va a querer''.