La demandó civilmente a funcionarios públicos de la Empresa de Generación Eléctrica Machupicchu S.A. () que habrían ocasionado a la entidad un perjuicio económico por más de S/.33 millones.

El organismo de control detectó que los , durante la gestión administrativa de enero del 2007 a marzo del 2013, no reportaron la existencia de muros incas ubicados en la zona donde se construiría uno de los desarenadores, como parte de la rehabilitación de la Central Hidroeléctrica Machu Picchu.

Sin ninguna advertencia al Instituto Nacional de Cultura (), la obra, ubicada dentro de un santuario histórico, inició su ejecución. Ante la presencia de los muros, la Dirección Regional de Cultura del del INC recomendó a Egemsa presentar un proyecto de puesta en valor que involucrara el retiro de los muros.

Sin embargo, los funcionarios paralizaron la construcción de los dos desarenadores proyectados, buscando alternativas para modificar el expediente técnico y evitar los muros incas a pesar que uno de ellos no tenía ninguna interferencia.

Tras diez meses de paralización, Egemsa ordenó a la contratista continuar la ejecución de los desarenadores según el expediente técnico original e iniciaron la implementación de la recomendación inicialmente planteada por el INC.

La constructora, ante paralización, solicitó una ampliación de plazo para culminar los trabajos, pedido que fue denegado. Ambas partes llegaron a un proceso arbitral, que reconoció el pago de mayores gastos a la empresa contratista por S/.33,790'000, cuya responsabilidad recae en los funcionarios que intervinieron en la aprobación del expediente técnico y la ejecución del contrato.

DatoEgemsa es una empresa que desarrolla actividades de generación de energía eléctrica en el sur del país. Está conectado al Sistema Eléctrico Interconectado Nacional (SEIN), con sede en Urubamba y utiliza los recursos hídricos del río Vilcanota.