Módulos Temas Día

opinión

Editorial: Altas expectativas

Editorial de Gestión. “A pesar de la escasa importancia que se otorga al ornato de la ciudad, el alcalde Muñoz no debe descuidarlo”.

Lima

Lima (Foto: GEC )

Lima (Foto: GEC )

Foto: GEC

ANIVERSARIO DE LIMA. Abrumados por problemas que los anteriores gobiernos municipales no supieron (o no quisieron) enfrentar, a los habitantes de la capital el ornato les interesa poco. Según los encuestados por Pulso Perú, el alcalde Jorge Muñoz deberá concentrarse en la inseguridad (55% de las respuestas), una responsabilidad que requiere de un trabajo coordinado con el Ministerio del Interior, Fiscalía, Poder Judicial, los municipios distritales y otras instancias.

En segundo lugar figura el transporte (25%), asunto en el que también tendrá que haber coordinación con los distritos capitalinos y otras entidades, en especial con la Autoridad de Transporte Urbano para Lima y Callao (ATU), creada por la Ley 30900, el pasado 27 de diciembre. Por cierto, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) –al que la flamante agencia reguladora está adscrita– publicó esta semana el proyecto de su reglamento y recibirá aportes hasta el 29 de este mes.

La tercera prioridad para Muñoz, según los ciudadanos, es la corrupción (10%), y aunque la encuesta no ahonda en detalles, se podría suponer que se refieren a las coimas que funcionarios ediles cobran por emitir licencias o agilizar trámites, o la existencia de mafias que trafican con terrenos.

El público tiene expectativas muy altas sobre la gestión que hará Muñoz: inicia su mandato con 70% de aprobación y el 79% opina que hará una mejor labor que Luis Castañeda. Esto parece indicar que los votantes serán más exigentes y estarán más pendientes de su desempeño, de modo que asumir una actitud arrogante y displicente, como su antecesor, no sería una buena decisión. Lo recomendable es que mantenga su estilo dialogante y que involucre a la ciudadanía en la solución de los problemas de la capital.

Lima cumple hoy 484 años de fundación española, pero su historia se remonta a la época preinca, y testimonio de ello son sus numerosas huacas (centros ceremoniales), así como Pachacámac, que fue un lugar de peregrinación de gran relevancia. A pesar de la escasa importancia que los encuestados otorgan a asuntos como la limpieza, el comercio ambulatorio y el embellecimiento de la ciudad (apenas el 7%), Muñoz no debe descuidarlos.

El centro histórico integra la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, de modo que para evitar su deterioro haría bien en retomar los planes de revalorización que emprendió Alberto Andrade hace 23 años y que sus sucesores dejaron de lado. Y aunque las huacas son responsabilidad del Ministerio de Cultura, quizá el equipo que lidera Muñoz tenga ideas más creativas para ponerlas en valor, siguiendo el ejemplo de la miraflorina Pucllana.

Leer comentarios ( )