Módulos Temas Día

internacional

Los agricultores, los grandes perdedores de la huelga en Brasil

La agitación laboral, que paralizó la economía del país durante 10 días, finalizó el 30 de mayo después de que el gobierno cumpliera con las demandas de los conductores.

Agricultores

Agricultores

Agricultores

Minagri

Los agricultores brasileños de granos que apoyaron la huelga nacional de camioneros ahora podrían pagar más del doble para que sus cosechas se entreguen por carretera a los puertos, el coste más alto entre las industrias que lidian con la convulsión de los precios de fletes.

La agitación laboral, que paralizó la economía del país durante 10 días, finalizó el 30 de mayo después de que el gobierno cumpliera con las demandas de los conductores, incluido el recorte de los precios del diésel y el establecimiento de precios mínimos para el transporte por carretera.

Si bien los agricultores pueden beneficiarse de un diésel más barato, se espera que la nueva base de precios para el transporte de mercancías eleve los gastos de transporte en todas las industrias, y es probable que la agricultura sufra el mayor impacto. La regulación podría aumentar los costes de transporte de granos en hasta un 150 por ciento respecto a los niveles actuales, según un estudio de la Confederación Nacional de Agricultura, conocida como CNA. Brasil es el mayor exportador de soja del mundo.

Las repercusiones ya se han sentido en el transporte y en las ventas de soja y maíz, que se han paralizado, según SLC Agrícola SA, la mayor empresa agrícola de Brasil que cotiza en bolsa. La mayor parte de los granos del país se mueven por carretera ya que las opciones de tren son limitadas, y los costes de transporte pueden representar hasta el 50 por ciento de los ingresos de los agricultores en algunas áreas.

"Los agricultores pagan todos los costes de transporte, desde la cerca de las tierras hasta el puerto", dijo Elisangela Pereira Lopes, asesora de la comisión de logística e infraestructura de la CNA. "Con los precios mínimos actuales del flete, muchos de ellos podrían dejar de cultivar".

Según la nueva regulación, a los camioneros se les pagará un precio mínimo de transporte por carretera por kilómetro recorrido. Los contratistas también deberán pagar el viaje de regreso, incluso si los camiones vuelven vacíos.

Apoyo de los agricultores

Los camioneros llevan pidiendo un precio mínimo durante años, pero la mayoría de los observadores del mercado no pensaban que la demanda fuese a cumplirse, incluso durante esta huelga reciente. Esto explica por qué los grupos de agricultores como Aprosoja de Mato Grosso fueron partidarios inicialmente de las protestas de camioneros, ya que esperaban que solo llevasen a menores costes del diésel.

"LLamemos a todos los agricultores para que se unan a los camioneros", decía Antonio Galván, director de Aprosoja, en un vídeo enviado el 24 de mayo a los medios. "Esta protesta no es sólo de los conductores, sino de toda la sociedad".

Ahora, el grupo está cantando una canción diferente.

"Los agricultores pagarán esta factura", dijo Edeon Vaz Ferreira, jefe de un grupo de presión logística de agricultores en Aprosoja. "Apoyamos la protesta sólo por una reducción del precio del diésel. Cuando se bajó el precio del diésel, eliminamos el apoyo a la huelga, pero la protesta se salió de control".

Tags Relacionados:

Brasil

Leer comentarios ( )

Ir a portada