El problema de institucionalidad tiene muchas aristas pero no es algo que solo afecta al Estado sino que es un problema que afecta a toda la sociedad en general, afirmó el director ejecutivo de la (ProInversión), Javier Illescas.

Indicó que tanto las iniciativas públicas o iniciativas privadas que recibe ProInversión afronta los problemas fundamentales de falencias institucionales que tiene el Perú, ya que en ambos casos se necesita la interacción institucional.

"El problema no está en la naturaleza distinta de la iniciativa porque ambos se enfrentan a los mismos problemas institucionales y cuando uno habla de problema institucional no solo son los organismos sino también la interacción entre los individuos, que es parte del aspecto institucional", explicó durante su participación en el Foro Industrial, organizado por la Sociedad Nacional de Industrias (SNI).

Manifestó que cuando un proyecto ingresa a ProInversión siempre se tiene que discutir sus alcances con una contraparte que muchas veces "no contesta" al pedido de una cita, lo que refleja un tipo de interacción defectuosa.

"Eso ocurre no solamente en el Estado, sino que es un tema casi cultural que ocurre seguramente también en el sector privado y en la interacción público-privada, entonces lo que uno nota que hay costos de transacción en la interacción humana y en particular cuando se habla de proyectos complejos", enfatizó.

En el caso de ProInversión, mencionó que sus funcionarios no solo deben interactuar con los comités y el directorio sino también con stakeholders públicos de acuerdo al sector al que corresponde el proyecto, eso es una "interacción compleja".

"La cultura de cada institución son distintas y las capacidades humanas de cada institución son distintas, eso magnifica el problema y es difícil resolver esto", advirtió.

Consultado sobre la posibilidad de mantener a los funcionarios más eficientes en el Estado como una alternativa de solución, respondió que en esos casos aparece otro problema de costo – oportunidad, ya que muchas veces son tentados por el sector privado por una mejor remuneración.

"ProInversión ha perdido en los últimos tres a cuatro meses dos funcionarios de alto rango: un director y un jefe de proyecto porque les pagan más en el sector privado. Entonces ese es otro aspecto institucional, ¿cómo uno compensa la diferencia de oportunidades que tiene el funcionario respecto al mercado?", refirió.

En ese sentido, precisó que la suma del tipo de interacción humana, el tipo de retribución pecuniaria, las diferencias de capacidades, la dificultad de retener y generar capacidades, todo eso genera el problema institucional del Perú.

"Esto hace las cosas más complicadas, no es un problema fácil de resolver y hay que tener mucho arte de gestión y hay varios instrumentos de gestión que pueden servir", aseveró.