Lima (Reuters).- El Gobierno confirmó que considera participar de forma parcial en la compra de la refinería y estaciones de gasolina de la española Repsol en Perú, pero sin otorgarle al Estado un rol empresarial activo que afecte el modelo económico del país.

Reuters reveló a inicios de abril que la estatal para comprar parte de sus activos en Perú, en momentos en que la compañía europea está vendiendo sus plantas en el exterior.

"Lo que ha hecho el Gobierno acá es básicamente manifestar una disponibilidad de verificar la posibilidad de una inversión en este caso, esto no implica de que ya se está haciendo la operación", declaró el premier , quien precisó que la posible inversión en la filial de Repsol "no sería mayoritaria, sino parcial".

Petroperú no es la única que ha mirado los activos de Repsol en el país. El Grupo Romero también ha mostrado interés, según fuentes del sector.

Jiménez afirmó el Gobierno busca garantizar el abastecimiento de energía en el país. "Es uno de los temas que a nosotros nos preocupa", anotó.

de Repsol, en Lima, tiene una capacidad de refinación de 102 mil barriles por día. La española también posee unas 200 estaciones o puntos de venta de combustibles en el país sudamericano. Además, tiene la planta Solgas, que produce gas licuado de petróleo.

Petroperú que tiene la refinería de Talara en el norte del país y Repsol dominan el mercado de refinación de crudo local y son los dos mayores productores de combustibles en Perú.

Jiménez aseguró sin embargo que el interés parcial por la filial de Repsol en el país, que ha generado nerviosismo dentro del sector empresarial de Perú, no implica ningún cambio de rumbo en el modelo económico que viene siguiendo el Gobierno.

"Me ha tocado a todos darles el mensaje de que estén tranquilos, el Gobierno mantiene las vías de la economía en los términos de la sensates que se ha manejado hasta el día de hoy y que va a seguir manejandose", agregó el funcionario.