"Uno de cada dos peruanos es, directa o indirectamente, un 'robacable', ya que desde un poste, el cable de un amigo, o cualquier servicio de una informal que no paga a sus programadores por la señal que utiliza, podemos adquirir tal beneficio", aseguró Fernando Cáceres, director ejecutivo de "Contribuyentes por Respeto".

Cáceres dijo que en el Perú existen más de un millón de hogares que realizan una clandestina de este servicio, y no solo son de las zonas más pobres, ya que en regiones como San Martín y Tumbes, la informalidad supera el 70% del total, y son lugares que no se caracterizan por sus niveles de pobreza.

Pero, ¿cuál es la problemática? Cáceres afirmó que los precios altos incentivan a que las personas opten por una cablera informal, y recalcó que el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) no ha puesto las 'cartas sobre la mesa' ante tal suceso, ya que al no sancionar ni fiscalizar se ha generado un círculo vicioso, donde la informalidad crece a cifras galopantes.

"Solo el 34% de peruanos tiene servicio de cable, y el Perú –después de Brasil- lidera el ranking en Latinoamérica a nivel de informalidad, y de menor penetración, lo cual el nicho de ha proliferado", acotó.

Respecto a las medidas para contrarrestar este círculo vicioso que afecta al 66% de personas que no tienen servicio de TV Paga, el especialista recomendó a las empresas ajustar sus planes de pago para atraer aquella demanda que gira hacia la informalidad.En segundo lugar, instó al MTC a tomar un rol más proactivo en la fiscalización de cableras informales, tanto física como satelital. Y en tercer lugar, resaltó el lanzamiento de una campaña informativa donde las personas entiendan que no solo el robo de cable afectará al fisco, sino a quien lo tiene porque deberá pagar más por un servicio que enfrenta una baja demanda.

Mira arriba (en el video) el programa de hoy, espacio elaborado por Contribuyentes por Respeto y . Mira las ediciones anteriores.