Reuters.- La caída del durante esta semana a su punto más bajo en seis meses lo aproximó a los 1,525 dólares la onza, un piso crítico para el precio que, si es perforado, podría revertir fatalmente sus doce años de avances.

El metal repuntó tres veces desde ese nivel, cuando cayó desde máximos históricos en septiembre de 2011. Desde entonces, los precios han cotizado en una , con una techo de 1,800 dólares y un piso de 1,525 dólares.

"Esa es la clave, en lo que concierne al panorama técnico a largo plazo", dijo Cliff Green, un consultor técnico independiente.

"Sólo si cae debajo cambian las cosas. Hasta que no haya ese quiebre, yo consideraría que la tendencia en alza a largo plazo está firmemente intacta, y que esto es una consolidación dentro de ", dijo Green.

"Una caída a menos de 1,525 dólares cambia todo. Crea un gran tope y es una completa amenaza a ese ciclo de alza a largo plazo, pasando probablemente a un nuevo ciclo en caída. Es crítico", dijo el consultor.

Hoy los precios del oro caían a un mínimo en seis meses de 1,588.29 dólares la onza en operaciones durante el día en Europa, tras caer debajo de 1,625 dólares a 1,630 dólares, su piso anterior en 2013, a fines de la semana pasada.

Si bien es vulnerable a seguir cayendo, el oro necesitará un fuerte impulso para bajar en forma significativa, según analistas técnicos, que estudian los patrones dejados en los gráficos por oscilaciones anteriores de los precios, para determinar la dirección futura de las operaciones.

"Tenemos todo un período de apoyo entre el mínimo de mediados de agosto de 1,590 dólares, remontando hasta el piso en mayo de 1,527 dólares", dijo Axel Rudolph, una analista técnico de Commerzbank.