Según un estudio realizado por el Centro de Inteligencia de Negocios y Mercados de Maximixe, al cierre del 2014 la avanzaría en 5.4% hasta alcanzar 36.9 millones de litros.

El aumento se sustentaría en las mejoras tecnológicas de las principales empresas vitivinícolas locales, la mayor diversificación en la producción de vinos y un mayor reconocimiento por parte de los consumidores extranjeros.

En el mismo período se prevé que las importaciones del producto retomen una tendencia positiva hasta alcanzar US$ 37.3 millones, registrando así un incremento de 8.9% interanual, debido a una mejora del poder adquisitivo de la clase media, así como por un mayor número de ferias y exposiciones por parte de las empresas distribuidoras y embajadas del país de origen del producto.

En el aumento de las importaciones también influirá la presencia de un mayor número de y establecimientos de comida y gourmet, y la buena respuesta por parte de las empresas, luego del aumento del ISC a las bebidas alcohólicas.

En tanto, se estima que las exportaciones de vino crezcan 7.4%, alcanzando los US$ 0.9 millones, a raíz del ingreso del producto a nuevos mercados como Bélgica, Corea del Sur y Países Bajos.

Según , el aumento de las exportaciones se lograría por las mejoras en la elaboración de los vinos nacionales por parte de las principales empresas vitivinícolas y la mayor promoción a nivel internacional.