Los principales mercados financieros argentinos operaron con disparidad de precios, dentro de una plaza reducida de negocios dada la escasa participación de inversores institucionales.

Operadores dijeron que el mercado digiere el reciente acuerdo entre Argentina con la petrolera española Repsol por la nacionalización de la petrolera que tuvo lugar en el 2012.

"A futuro, los operadores estarán atentos a la potencial desinversión de algunos de los títulos que recibirá la petrolera española, que podría generar un transitorio efecto de sobreoferta y de dicha manera retrasar la contracción de rendimientos de la deuda local", señaló un analista financiero.

El de Buenos Aires perdió un 0.44% a 5,826.58 puntos, con toma de utilidades en medio de una sesión con ligeros altibajos. Las acciones de cedieron un 0.69%.

Los bonos soberanos en la plaza extrabursátil local promediaron una merma del 0.3%, con un suave reacomodamiento del riesgo país a los 931 puntos básicos.

En el mercado cambiario, el peso interbancario cayó un 0.16% a 7.8775/7.8825 por dólar sin la participación del en su postura reguladora de liquidez, dijeron operadores.

Como parte de esa política, la autoridad monetaria absorbió del mercado unos 5,780 millones de pesos mediante su licitación semanal de bonos a corto plazo.

Por su parte, el peso en el mercado marginal subió el 1.04% a al cotizar a 11.50/11.55 unidades.

Argentina tolera la existencia de una plaza cambiaria informal, a la que recurren ahorristas y empresas para adquirir divisas en medio de un rígido control de cambios para frenar una fuga de capitales.