Londres/Nueva York (Reuters).- El cobre cayó levemente el miércoles en medio de nuevos temores sobre el impacto de en la demanda de metales, y por la fortaleza del dólar ante menores expectativas de más medidas de estímulo por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.

El en la Bolsa Metales de Londres (LME) cerró en 7,385.50 dólares la tonelada, una baja de un 0.4% desde el cierre del martes a 7,416 dólares la tonelada. En Nueva York, el cobre para setiembre cerró con perdidas de apenas el 0.28%, a 3.3495 dólares por libra tras anotar máximos intradía más temprano en la sesión.

El mercado estuvo en un estado de cambio constante esta semana después de que una serie de datos económicos mixtos en Estados Unidos mejoraron el panorama para la economía de ese país, desvaneciendo las probabilidades de nuevas medidas de estímulo monetario por parte de la FED.

Las expectativas de que el banco central anuncie medidas de este tipo impulsaron el valor de los metales en las últimas semanas.

En un tono positivo, datos mostraron el miércoles que la producción industrial de Estados Unidos creció en julio a su ritmo más fuerte desde abril, mientras que la confianza de los constructores de casas estadounidenses subió en agosto a su mejor nivel en más de cinco años.

Los inversores se han sentido reconfortados por las expectativas de que Pekín lance un programa de gastos para frenar la desaceleración económica. Pero el tiempo en torno a las medidas, que incluyen más gasto en infraestructura e impulsar el consumo de cobre y energía, sigue siendo incierto.

China es el mayor consumidor mundial de cobre y representa más del 40% de demanda del metal refinado.