Por: Oscar González Estrada

"Somos un país susceptible a lo que pasa en el resto del mundo y . Primero es nuestro principal socio comercial, y segundo es un país que tiene una incidencia importante sobre el precio de las materias primas que exportamos", afirmó el ministro de Economía, Luis Miguel Castilla.

Hace poco Castilla señaló que si la economía china crece a menos del 7% podría afectar a la economía peruana. Al recordarle esta frase, el ministro explicó a Gestión que ha habido varios meses de contracción de la producción industrial del país asiático que preocuparon, pero parece que esta situación ha comenzado a revertirse.

"Las políticas de respuesta monetaria y fiscal que están aplicando hace prever que va a crecer entre el 7% y 8%, y esta situación ya está incorporada en las proyecciones de crecimiento de la economía peruana", agregó el ministro.

En ese sentido, insistimos en preguntar al ministro si los nuevos indicadores de recuperación harían que la preocupación que se tenía ha disminuido. Respondió: "sigue siendo un factor de riesgo, tal vez menor de lo que era hace algunas semanas, pero hay que seguir estando alertas. Todavía estamos atentos a lo que pasa porque el 25% del comercio de China es con Europa y si Europa entra en una recesión, más profunda de la que está, obviamente afectará al país asiático".

Desde la asunción del presidente Hu Jintao en 2002, China cuadruplicó su Producto Bruto Interno (PBI) y se convirtió en la y el primer exportador e importador global, con la mayor cantidad de reservas monetarias del mundo. Tras diez años de crecimiento espectacular, el país asiático intentaría buscar un nuevo modelo con su próximo presidente elegido por el Partido Comunista, Xi Jinping, quién asumiría el cargo en marzo del 2013.

Seguirá creciendoEn cuanto a las perspectivas de la economía china, el ministro Castilla señaló que ahora el consenso, en general, es que China va a mantener un crecimiento de 7% a 8% por dos a tres años, pero ese país va a pasar por un proceso de reevaluación interna.

En los últimos años China ha crecido porque han mantenido tasas de inversión de 50% y 60% del PBI y con niveles de consumo muy bajos. Normalmente, para cualquier país, el consumo como proporción del PBI debe ser las dos terceras partes y el otro tercio es inversión, pero en China está proporción ha estado al revés, explica , agregando que ahora el crecimiento del país asiático va a tener que estar más ligado a su capacidad de consumo. Eso obviamente va generar que tenga que demandar más materias primas y alimentos que Perú no les exporta.

En ese contexto, el ministro subrayó que este hecho puede abrir nuevas oportunidades para diversificar la oferta que exporta Perú al país asiático de más de 1,300 millones de habitantes.

El Perú suscribió un en abril del 2009, el cual entró en vigencia a partir de marzo del 2010. Las exportaciones peruanas a China llegaron a US$ 6,961 millones en el 2011, mientras que las importaciones del país asiático sumaron los US$ 6,319 millones. De los productos que exportamos, el 95% son tradicionales (en el que el 78% es básicamente minerales) y solo el 5% son bienes no tradicionales con valor agregado.