Hay dos batallas en el mercado peruano. Por un lado del 'ring' está la que lucha por no subir, pero en el otro lado están los precios de los combustibles que más bien luchan por no bajar. Ambos no compiten entre sí, pero están muy ligados, porque el contrincante superior es la competitividad.

Y, es que el precio del petróleo ha estado presionado tanto por factores de oferta como de demanda (y también políticos), pero el mercado peruano todavía se resiste a bajar al 100% los precios de los combustibles.

¿Qué relevancia tiene para los consumidores? La , según el último reporte del Banco Central de Reserva, explicada básicamente por alzas en los precios de alimentos y bebidas, mientras que el índice de precios de gasolinas se mantiene en 'stand by', ya que frenó su caída para dicho mes.

Según Jorge Chávez, presidente de , si se hubiese trasmitido al 100% la baja de los precios de los combustibles al consumidor, no solo a mayoristas sino a grifos, se hubiera experimentado una cifra menor en la inflación de febrero.

Es muy importante el comportamiento de los precios de los combustibles porque mueve todos los sectores, ya que al bajar el precio de la gasolina, se reducen los costos logísticos de las empresas, y en consecuencia, la competitividad mejora.

"Definitivamente, la baja en la gasolina contrapesaría las alzas estacionales de los precios agrícolas en el verano, originadas por los huaycos", agregó.

Además, Chávez detalló que esta rigidez a la baja en los precios de las gasolinas eleva los pasajes urbanos, así como el transporte de carga y aérea. Por tal motivo, instó al Gobierno a brindar una mayor comunicación a los empresarios para incentivar la baja en los precios de los grifos.

"Los grifos deberían poner mayor visibilidad de los precios en sus centros. Tenemos el portal Facilito del Osinergmin que nos indica los grifos con los precios más bajos, pero se necesitan más acciones", acotó.

Además, influyen mucho las decisiones de los gremios de transportistas que se niegan a la baja de los pasajes. "No hay competencia suficiente, y hay acuerdos para mantener las tarifas", reveló.

Respecto al rango meta, el economista sentenció que este oscila entre 2% y 3%, y por ello, sí nos mantendremos en dicho rango a lo largo del año, pero habría una dificultad de converger al 2%, tal como lo señala la autoridad monetaria, si no se ejecuta un ajuste en los precios de los combustibles.

"Si se redujeran los precios de los combustibles al 100%, la inflación podría llegar inclusive al 1%", finalizó.