Por la caída de , principalmente del oro y la plata en las últimas dos semanas, las compañías mineras postergarán sus proyectos que demanden mayor inversión, señaló , presidente de GPI Asset Management.

"La compañías se van a volver muy selectivas. Priorizarán los proyectos con leyes altas (más de 1 gramo de mineral por tonelada), donde la extracción sea más fácil, y el Capex (inversiones en bienes de capital) sea pequeño en relación al retorno; mientras que dejarán de lado los grandes proyecto", aseveró.

Por ejemplo, comentó, , y no solo por la menor rentabilidad esperada del proyecto, sino porque el capital irá a otros países que ofrezcan mejores condiciones, y más aún en momentos de estrés. "Si estuviéramos entre US$ 1,800 y US$ 1,900 dólares la onza de oro eso no ocurriría, pero ahora el precio se situará entre US$ 1,300 y US$ 1,500", argumentó.

Las mineras –explicó- racionalizarán sus inversiones para elevar el valor de sus acciones, porque se deben a sus propietarios. "Hay que serán postergados en tres o cinco años, y los más afectados serán los pobladores", advirtió.

CotizaciónArizmendi consideró que la reciente caída se debe a un factor especulativo por parte de los inversionistas, que aprovecharon los bajos precios para comprar oro, pero no representa un desplome.

"No creo que estemos entrando a un ciclo largo de caída de los metales. En el caso del oro, porque su costo de extracción es de entre US$ 1,100 y US$ 1,300 por onza. Además, seguirá siendo un activo de refugio importante ante la inflación que puede generar la emisión primaria en EE.UU y Japón", sostuvo.