Milagros Sánchez V.msanchez@diariogestion.com.pe

El ministro de Economía, Luis Miguel Castilla, anunció hace algunos días que la en el 2014 será la más alta de los últimos años y que inclusive podría duplicar sus cifras respecto al PBI de hace dos décadas. Para , exviceministro de Economía, este es un mensaje triunfalista que trata de cubrir la incapacidad del Gobierno para promover la .

Según Toledo, la inversión privada en estos últimos años se ha desacelerado, las cifras muestran que en el 2010 creció a 22%, en el 2011 a 11.7%, y en el 2013 tan solo a 5%. Algunos analistas estiman que este año bordeará el 3% e inclusive podría llegar a cifras negativas.

Frente a ello, ¿hace bien el MEF en anunciar como un logro el incremento de sus gastos públicos en ? Según el exviceministro, la inversión pública no representa más del 20% de la inversión total del Perú, y en consecuencia, un incremento grande tiene un efecto limitado sobre el .

Otro punto que recalcó para Gestion.pe es que se debe analizar a la inversión en su real dimensión, es decir, hay infinidad de obras inconclusas y sobrevaluadas que generan gran insatisfacción de la gente. Así, la corrupción sigue siendo muy alta, y en esencia, afecta la eficacia de una obra pública.

El MEF emitió un avance de la evolución de ejecución de en el Perú:

La inversión pública se contabiliza en tres niveles: a nivel local, regional y nacional. Así, a nivel de , Tumbes cuenta con el 72% (S/. 71 millones) de grado de avance en la ejecución de proyectos respecto a su presupuesto asignado a inversión pública.

Respecto a ello lo que llama la atención es que la región que más 'avanzó' solo tiene un 72% de avance, entonces, ¿cuál es la eficacia de esa obra? ¿por qué demora tanto? ¿en qué se invierte? ¿cómo se contabiliza la inversión en esa región? Toledo se pregunta: ¿es la obra efectivamente ejecutada o es la transferencia de la obra entre gobiernos local y regional?

Asimismo, enfatizó que entre se contabilizan las obras sin haber sido ejecutadas. En la siguiente gráfica se ve que los gobiernos locales lideran la ejecución de proyectos de inversión pública con S/. 2,422 millones hasta la fecha, seguido por el Gobierno Nacional con S/. 1,770 millones y por los Gobiernos Regionales con S/. 1,482 millones.

Según su experiencia, "cuando un ministerio transfiere a un gobierno local o regional una obra, se contabiliza como si el 100% de la obra hubiese sido ejecutada, pero esto no es cierto", acotó.

En tanto, el también director de sostuvo que se desconoce en qué magnitud es medida esa inversión pública, y si a eso se le agrega la pésima calidad y problemas de corrupción terribles, entonces "no podemos salir con cifras triunfalistas", agregó.

Factores limitantes:"Hay prácticas estatistas de sobrerregulación, dicho de otro modo, hay más impuestos para la minería, consulta previa, términos de referencia para estudios de impacto ambiental en actividades extractivas más rígidos, sector educativo deficiente, entre otros. Esto no promueve la inversión", subrayó.

Según el exviceministro, estas medidas restrictivas alejan a los inversionistas, por ello necesitamos un Estado más eficiente, pero no más grande. Así, este viene creciendo en normas de salud, educación, servicio civil, entre otros, pero no se ve un cambio estructural, solo es un gasto corriente.

Toledo concluyó que la inversión privada es y seguirá siendo el motor del crecimiento para el país, pero debe ir acompañada de una labor eficiente del Estado.