(Reuters).- entregó a sus acreedores un nueva propuesta de ayuda a dos años pidiendo una reestructuración paralela de la deuda, dijo la oficina del primer ministro , en lo que pareció un esfuerzo de último minuto por parte de Atenas para resolver un estancamiento con sus prestamistas.

El comunicado se dio a conocer horas antes de que Atenas caiga en cesación de pagos por una deuda que mantiene con el Fondo Monetario Internacional (). No estaba claro cómo responderían los acreedores.

"El gobierno griego propuso hoy un acuerdo a dos años con el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para cubrir plenamente sus necesidades financieras y con una reestructuración paralela de la deuda", dijo el gobierno en un comunicado.

"Grecia sigue en la mesa de negociaciones", dijo el comunicado, al agregar que Atenas siempre buscaría una "solución viable para permanecer en la zona euro".

Este planteamiento de las autoridades griegas es, en realidad, una contrapropuesta a sus acreedores pues la hizo una oferta de último minuto para salvar un acuerdo de rescate financiero que asegure la permanencia de Grecia en la zona euro, luego de que Alemania advirtiera que se ha agotado el tiempo para extender las líneas de crédito a Atenas.

Si no se llega a un acuerdo, Grecia incumplirá con el pago de un préstamo por 1,600 millones de euros al Fondo Monetario Internacional, lo que podría provocar su salida de la zona euro, con consecuencias insospechadas para el gran proyecto de unión monetaria de Europa y para la economía global.

Funcionarios griegos, que insisten en que el referéndum del domingo sobre los términos del rescate es parte del proceso de negociación, dijeron que quieren un acuerdo pronto, aunque no había una respuesta concreta en torno a las últimas propuestas del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

"Queremos una solución viable. Si recibimos una propuesta creíble que deje incluso una pizca de solución viable, seremos los primeros en tomarla", dijo a los periodistas un alto funcionario de Finanzas.

Sin embargo, las perspectivas de un avance fueron mitigadas por la fría respuesta de la canciller alemana, Angela Merkel.

"El programa expira esta noche, exactamente a la medianoche del horario central europeo. Y no estoy al tanto de indicios concretos de algo más", comentó Merkel en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro de Kosovo.

"Todo lo que sé es que la última oferta de la comisión de la que estoy al tanto es del viernes de la semana pasada", agregó.