La interconexión nacional e internacional del Perú es para Andrés Ropert, socio director de , en lo que debe mejorar el país para hacerlo más atractivo ante los inversionistas extranjeros.

"Todavía falta mucho en infraestructura de carreteras, puertos, aeropuertos, telecomunicaciones, trenes, transporte fluvial, etc, que, adicionalmente, permitirá articular y potenciar los circuitos no tradicionales de turismo como Kuelap, Nazca, Chan Chan, entre otros", dijo a gestion.pe.

Asimismo, indicó que la actual coyuntura internacional representa una fuente de oportunidades para y desarrollos internos aprovechando que Perú es reconocido hace tiempo como un país de grandes oportunidades sostenidas en políticas macro económicas serias y con visión del largo plazo.

"Perú debe crecer a la misma tasa que el 2015 y todavía falta que el sol se devalúe hasta 10% más con respecto al dólar para estar igual que las otras monedas de la región (y no perder competitividad)", manifestó.

En ese sentido, manifestó que el 2016 se caracterizará por la reactivación de las inversiones destrabadas hasta el año pasado.

"Perú sigue siendo un país altamente atractivo para inversionistas extranjeros y lo vemos diariamente a través de solicitud de información que recibimos de las oficinas de Grant Thornton de todo el mundo y negocios que se van iniciando en forma permanente en una variedad de rubros, sumado a un mayor apetito de consolidaciones (fusiones y adquisiciones) en diferentes sectores", anotó.

Ropert manifestó que el 2015 fue un año muy importante para Grant Thornton ya que desde Perú se lanzó a nivel internacional un nuevo servicio que denominamos Softlanding, que busca acompañar desde un inicio a los potenciales inversionistas en el país, para que logren desarrollar su inversión en los plazos y costos planificados.

"Es un acompañamiento integral, desde darles el marco legal y tributario local, estudios de mercado, buscarles socios estratégicos, locales, distribuidores, reclutarles el personal, hasta en los temas personales como alquilarles casa, buscarle colegio a los ejecutivos expatriados, etc. Tenemos varias nuevas inversiones de este tipo principalmente desde el Ecuador y España", dijo.

También refirió que un "punto de preocupación" para los inversionistas que evalúan ingresar al Perú es la inestabilidad política que se agudiza en años de elecciones como este.

"Pero normalmente el inversionista serio viene a apostar a largo plazo, y la reciente historia del Perú ratifica que, independiente de las legítimas posturas de cada candidato, las políticas económicas y el orden legal se mantienen en el tiempo, lo que sí es un aspecto vital que siempre están evaluando", comentó.

El ejecutivo adelantó que este año se podrían iniciar diez nuevos proyectos de inversionistas de Ecuador de distintos rubros, a los que se sumarán otros cinco de países de la región y otra cantidad similar de inversionistas de España.

"Estimamos alrededor de unos 50 ingresos de inversionistas interesantes en distintos rubros", puntualizó.

Grant Thornton Perú espera lograr un crecimiento superior al 20% en sus ingresos del 2016, basado principalmente en nuevos clientes tanto locales en servicios de outsourcing contables y de planillas cada vez más solicitados, como externos en rubros de auditoría de Estados Financieros y de consultoría.

"Clientes potenciales que están llegando al Perú con nuevos proyectos y empresas ya establecidas que están buscando un diferenciador en este tipo de servicios. Nuestro plan estratégico al 2020 es duplicar nuestra operación actual integrando a los mejores talentos peruanos en nuestras distintas divisiones de servicio", finalizó.