Módulos Temas Día

Los grandes beneficios económicos pueden provenir de rutinarias mejoras de política

The Economist propone tres sugerencias para un mejor gobierno.

Durante los años siguientes, las tareas del Banco se fueron precisando mediante diversas normas. La actual Constitución Política de 1993 establece como finalidad única del BCR la de preservar la estabilidad monetaria y le señala cuatro funciones: regular

Se pueden obtener grandes ganancias haciendo las cosas monótonas un poco mejor. Tomemos tres ejemplos: mantenimiento, administración de activos estatales y contabilidad del sector público.

Los lectores de The Economist son fácilmente captivados por debates sobre política monetaria no convencional, los méritos del estímulo fiscal y las reformas estructurales innovadoras. (No lo niegue). Otras áreas de política económica pueden carecer de la misma sensación de emoción, pero la sosería no es lo mismo que la irrelevancia.

Se pueden obtener grandes ganancias haciendo las cosas monótonas un poco mejor. Tomemos tres ejemplos: mantenimiento, administración de activos estatales y contabilidad del sector público.

Recaudar dinero para reparaciones es más difícil que encontrar efectivo para proyectos nuevos y llamativos en los que puede grabar su nombre. En las últimas décadas, Estados Unidos ha construido muchas carreteras nuevas inútiles, sin embargo, la fracción de las superficies de carreteras existentes que tienen demasiados baches ha aumentado del 10% en 1997 al 21% en la actualidad.

Los baches dañan gradualmente los vehículos que pasan sobre ellos. Las esclusas defectuosas en el Canal de Kiel, que conecta los mares Báltico y Norte, dejan a los barcos haciendo cola para pasar; a veces se ven obligados a desviarse por Dinamarca. Las fallas en el mantenimiento también pueden llevar a catástrofes fatales, como el reciente colapso del puente en Génova, Italia.

Sin embargo, si los costos de escatimar en reparaciones pueden ser trágicamente evidentes, es difícil detectar deficiencias de mantenimiento en toda la economía en general. Estimar la rapidez con que se deterioran los activos es complicado; también lo es el trabajo de seguimiento de las reparaciones, que a menudo llevan a cabo las empresas internas.

Canadá tiene las mejores cifras. Se estima que las empresas gastan el 3.3% del PBI en mantenimiento, más del doble de lo que el país invierte en investigación y desarrollo. Eso hace que las reparaciones sean importantes para la economía a corto plazo, así como a lo largo del tiempo.

A pesar de todo, los gobiernos mezquinos a menudo dejan que la infraestructura se desmorone. Incluso los programas de estímulo suelen favorecer los proyectos de vanidad. Después de la crisis financiera, Estados Unidos gastó el doble por persona en proyectos de transporte en áreas escasamente pobladas que en las ciudades, donde las necesidades son mayores. Desviar más dinero en mantenimiento sería una victoria fácil para la sociedad.

Si algunos activos públicos se mantienen de manera deficiente, otros se utilizan de manera ineficiente. Los gobiernos poseen enormes carteras de activos, incluidas franjas de tierra, empresas como servicios públicos u oficinas de correos, y activos financieros, como inversiones en fondos de pensiones del sector público. El FMI hace poco estudió 31 países grandes que cubrían aproximadamente las tres quintas partes de la economía mundial y encontraron que sus activos colectivos valían US$ 101 billones, o el 219% de su PBI combinado.

Los rendimientos que producen estos activos varían enormemente. SNCF, el ferrocarril estatal de Francia, obtuvo un retorno sobre el capital del 7.9% en el 2017; Amtrak, el equivalente más cercano de Estados Unidos, posee activos por un valor de US$ 15,000 millones, pero genera pérdidas.

El fondo estima que un país que se mueva del percentil 25 al 75 para obtener retornos ajustados por riesgo en solo algunos tipos de activos agregaría ingresos anuales del 3% del PBI a sus arcas. Eso es aproximadamente lo que los países ricos ganan, en promedio, por recaudar impuestos corporativos.

¿Cuál es la mejor manera de fomentar un mayor mantenimiento o aumentar el rendimiento de los activos? Nuestra tercera sugerencia aburrida, mejorar la contabilidad del sector público, es parte de la respuesta. En este momento, los gobiernos se centran demasiado en el flujo de caja y en los préstamos anuales. La infraestructura desmoronada y los rendimientos perdidos no figuran en estas cifras.

Por lo tanto, cuando el estado se aprieta el cinturón, a menudo conserva el gasto diario al reducir el mantenimiento y la inversión, incluso cuando esto perjudica el patrimonio neto del sector público una vez que todos los frijoles se cuentan correctamente.

Un enfoque profesional en el balance general mejoraría los incentivos. Los ministros de Finanzas podrían invertir más si el impulso resultante a la riqueza pública quedara claro. Y si todos los organismos estatales tuvieran que dar cuenta del capital invertido en sus operaciones, podrían sentirse obligados a darle un mejor uso o venderlo.

Sólo en un país, Nueva Zelanda, la contabilidad del sector público está a la altura. Actualiza su balance del sector público cada mes, lo que permite una evaluación oportuna del patrimonio neto del sector público. Gran Bretaña también produce buenos números, pero con un retraso de más de un año, un retraso demasiado prolongado para que las cifras den forma a la política.

Todo esto puede sonar más como una cura para el insomnio que para los males de las economías. Sin embargo, resolver correctamente los problemas básicos produciría mayores ganancias que muchas de las ideas brillantes que los políticos pregonan para deslumbrar a los votantes. Ser aburrido podría no captar la atención. Pero en realidad podría hacer algo bueno.

Leer comentarios ( )