Módulos Temas Día

The Economist: Tesla se convierte en un atractivo objetivo de adquisición ante caída de sus acciones

No hay escasez de posibles pretendientes, que van desde firmas de tecnología u otros fabricantes de automóviles hasta la propia compañía privada de cohetes de Elon Musk.

Tesla

Tesla

Elon Musk, CEO de Tesla. (Foto: Reuters)

Un reciente tuit de Elon Musk, CEO de la firma de autos eléctricos Tesla, muestra imágenes de un Model X sometido a pruebas de vuelco. El SUV es lanzado con fuerza de costado sobre una superficie de arena que lo detiene de repente, inclinando el automóvil. El Tesla se balancea entre terminar llantas arriba o recostarse sobre sus ruedas. Es una metáfora ideal para una empresa que oscila entre cumplir su promesa y sucumbir a problemas financieros.

En abril, Adam Jonas del banco Morgan Stanley dijo que los próximos tres meses serían el "momento más crítico en la historia de Tesla" desde el lanzamiento de su modelo S de lujo hace seis años. El paso de un nicho en autos eléctricos caros hacia llevar la energía de las baterías a las masas ha sido problemático, por decir lo menos.

La empresa esperaba fabricar 10,000 de sus Model 3 más baratos a la semana para fines del 2018. Pero dificultades con una línea de producción altamente automatizada significan que poco más de 2,000 están saliendo de la fábrica cada semana. Incluso un objetivo revisado de 5,000 se ve distante.

Como resultado, el efectivo se está agotando, así como los altos ejecutivos. Alrededor de 20 se han marchado desde inicios del 2017. Los choques que involucran el sistema de conducción automática Autopilot de la empresa han significado 'fuertes golpes' a su reputación. Todo parece pesar sobre Elon Musk.

El 2 de mayo, en una peculiar conferencia telefónica sobre ganancias, Musk describió las preguntas de los analistas de Wall Street sobre problemas de producción y derroche de efectivo como "aburridas", y calificó a un analista que preguntaba sobre la necesidad de recaudar dinero como un "tonto aburrido".

La corriente de malas noticias ha golpeado a las acciones de Tesla, que han caído un 28% desde su máximo en septiembre del 2017. Varios analistas de acciones estiman que la firma pronto se quedará sin efectivo y tendrá que recaudar otros US$ 2,000 millones o más este año.

Goldman Sachs va más allá y estima que la inclusión de nuevos productos como el Modelo Y, un SUV más pequeño y un camión eléctrico, junto con la refinanciación de la deuda, requerirán recaudar US$ 10,000 millones para el 2020. El banco agrega que sus problemas de producción podrían hacer que las acciones de Tesla disminuyan aproximadamente un tercio en los próximos seis meses.

Tesla es aún más valioso que Ford, pero si la caída continúa, podría convertirse en un objetivo atractivo. La pregunta es, ¿para quién? Un fabricante de automóviles existente podría solucionar las dificultades de Tesla para fabricar los Model 3 para satisfacer a las más de 450,000 personas que han hecho un depósito.

Hace unos años, antes de que el precio de las acciones de Tesla aumentara, circularon rumores de una oferta de uno de los fabricantes de automóviles premium alemanes. Pero ahora todos tienen en proceso autos que le hacen la competencia. Una empresa del mercado masivo que ha avanzado menos en la electrificación, como Fiat Chrysler Automobiles (cuyo presidente, John Elkann, forma parte del consejo de la compañía matriz de The Economist), podría estar interesado si el precio fuera lo suficientemente bajo.

Una gran empresa de tecnología también podría estar entre los postores. Una vez se dijo que Apple tenía la mira puesta en Tesla, antes de eclosionar y luego abandonar dichos planes para fabricar automóviles por su cuenta. Está bajo presión para encontrar un nuevo producto exitoso, está desarrollando tecnología autónoma y tiene bolsillos lo suficientemente grandes como para comprar Tesla, incluso si el precio de las acciones requiere menos de lo que muchos esperan.

Waymo, la unidad de vehículos autónomos de Google, también podría querer tener hardware para complementar su propio software de conducción autónoma.

Los titanes de la tecnología de China también pueden considerarlo un activo deseable. Tanto Tencent, que ya tiene una participación del 5% en Tesla, como Baidu son inversores en NIO, uno de los contendientes más plausibles entre una gran cantidad de competidores respaldados por China, como Faraday Future y WM. Junto con Alibaba, las empresas chinas están destinando grandes sumas de dinero al desarrollo de vehículos eléctricos, servicios autónomos de conducción y movilidad.

SoftBank de Japón también tiene mucho efectivo, le gusta invertir en negocios tecnológicos más maduros y fomenta las sinergias entre las empresas que posee. Dado que estas incluyen a Uber y Didi, dos empresas que brindan servicios de transporte, Tesla sería una adición útil.

O tal vez Musk podría desarrollar otro plan. "Ojalá pudiéramos ser privados", le dijo a Rolling Stone en noviembre. Si Tesla fuera lo suficientemente barato, tal vez SpaceX, su empresa privada de cohetes, podría adquirirlo así como en el 2016 Tesla compró SolarCity, un negocio de energía con dificultades que también lo contaba como su mayor accionista. Es posible que Tesla tenga que controlar sus ambiciones si sigue este camino. Pero Musk obtendría un respiro de los aburridos y los cabezas huecas.

Leer comentarios ( )

Ir a portada