Módulos Temas Día

Orient Express, entre la nostalgia y el mercadeo

La SNCF compró la marca Orient Express a la Compañía Internacional de Coches-Cama después de que la línea de conexión directa con Estambul dejara de funcionar en 1977. Pero no hizo gran cosa hasta que empezó a comprar los vagones del ilustre tren, en el 2011.

Orient Express

(Foto: AFP)

(Foto: AFP)

¿Y si el Orient Express volviera a circular? La compañía francesa de ferrocarriles (SNCF), que expone en París sus vagones art déco recientemente renovados, se plantea volver a poner al célebre tren sobre los raíles.

El grupo ferroviario público expone este miércoles siete coches de los años 1920 en la estación del Este de París, tras cuatro años de cuidadosa restauración. Todos los horarios de visita están llenos.

En realidad, solo tres vagones restaurante de los siete presentados pertenecieron al Orient Express, que circuló de 1883 a 1977 entre París y Constantinopla/Estambul, por Viena, primero, y luego por Venecia.

Esos vagones del tren más famoso de la historia, junto con el Transiberiano, asocian maderas lacadas, apliques dorado y marquetería en un delicado decorado de bronce, cobre y madera. Allí se codeaban las grandes figuras del momento, turistas adinerados, comerciantes, diplomáticos y hasta espías.

Los otros cuatro coches-salón son todavía más espectaculares, aunque éstos no llegaban a las orillas del Bósforo. El material de la Compañía Internacional de Coches-cama se podía intercambiar entre diferentes trenes.

"(La empresa) no utilizaba coches-salón para los grandes expresos europeos", explica Arthur Mettetal, responsable de patrimonio. "Estos estaban reservados para trayectos más cortos, como en el Tren Azul que llegaba a la Costa Azul".

Pero fue en uno de esos coches-salón Pullman donde se rodó "Asesinato en el Orient Express" en 1973, a partir de una novela de Agatha Christie. "De repente, este coche se convirtió en el 'estilo Orient Express' en el imaginario colectivo, con la marquetería con dibujos de ramos de flores, el bar y el piano. De hecho, fue el cine quien lo provocó", explica el historiador.

Se pueden admirar los paneles estucados de abedul de Finlandia con marquetería en estaño, diseñados por el decorador René Prou para el salón del Estrella del Norte (París-Ámsterdam).

Y también el del Flecha de Oro (París-Londres), con los trípticos de náyades lascivas de cristal bailando en paneles de madera de caoba de Cuba, obra del famoso joyero y cristalero René Lalique.

Patrimonio ferroviario

La SNCF compró la marca Orient Express a la Compañía Internacional de Coches-Cama después de que la línea de conexión directa con Estambul dejara de funcionar en 1977. Pero no hizo gran cosa hasta que empezó a comprar los vagones del ilustre tren, en el 2011.

"Para restaurarla, nos sumergimos en nuestros archivos para encontrar los planos originales, las muestras de tejidos, etc.", cuenta Guillaume de Saint Lager, director ejecutivo de Orient-Express, la empresa que gestiona el patrimonio. "Recurrimos a artesanos excepcionales".

"Evidentemente, es una inversión importante, del orden de 14 millones de euros, pero es una inversión para el patrimonio ferroviario", justifica el presidente de la SNCF, Guillaume Pepy.

Estas piezas de museo salen de vez en cuando de su depósito, ubicado en la región parisina, para algunas exposiciones o convenciones. Constituyen "una suerte de escaparate de la pericia de la SNCF en la conservación del patrimonio", sostiene Guillaume Pepy.

Una exposición anterior, en el Instituto del Mundo Árabe de París, atrajo a más de 250,000 personas en el 2014. "Fue a raíz del éxito de esa exposición que la SNCF decidió crear una filial para poner en valor la marca e iniciar un programa de renovación de vagones", cuenta Arthur Mettetal.

Por supuesto, la SNCF espera obtener beneficios. Para ello, cedió el año pasado el 50.1% de Orient-Express al grupo Accor.

"Nuestro deseo, evidentemente, es que el Orient Express vuelva a circular por toda Europa", confirma Guillaume Pepy.

Sus equipos acaban de encontrar coches de época en Polonia. Ahora, tendrán que ver si estos podrán ser restaurados con el equipamiento del confort moderno y transportar a viajeros.

"Es la cuestión en la que estamos trabajando", explica. De momento, todo está en fase de estudio, aunque el responsable espera que "en verano" la compañía sea capaz de decidir si se lanza o no a la aventura de poner al Orient Express sobre las vías.

Tags Relacionados:

Orient Express

SNCF

Francia

Leer comentarios ( )