Módulos Temas Día

Ferruccio Lamborghini, el hombre que pasó de arreglar tractores a competir con Ferrari

Lamborghini no siempre se dedicó a los autos de lujo. Su primera afición fue a los motores, pero de tractores.

Ferruccio Lamborghini

Ferruccio Lamborghini también construyó tractores en un inicio.

Ferruccio Lamborghini también construyó tractores en un inicio.

En el seno de una familia de agricultores de uvas en Renazzo di Cento, en Italia, creció Ferruccio Elio Arturo Lamborghini, el fundador de la marca que lleva su apellido.

Pero no siempre se dedicó a los autos de lujo. Su primera afición fue a los motores.

Desde pequeño ayudaba a reparar el tractor de su padre, y se alistó en el instituto técnico Fratelli Taddia para aprender más sobre la disciplina.

Participó en la Segunda Guerra Mundial cuando la Fuerza Aérea lo convocó para que supervise la unidad de mantenimiento en la isla de Rodas. No obstante, fue tomado prisionero.

Pudo volver y se casó en 1947, pero al dar a luz a su primer hijo, su esposa falleció. Y no solo eso, su deseo de ser piloto de carreras murió cuando sufrió un accidente automovilístico.

Pero el amor por los fierros no se iba a apagar tan fácilmente. A la granja le iba bien, así que comenzó su colección de vehículos de lujo. Tenía uno para cada día de la semana.

Poco a poco, su afición lo llevó a ser referente en el mundo automotriz. Realizaba críticas a los principales fabricantes y usualmente era tomado en cuenta, hasta que se topó con Enzo Ferrari.

Ferruccio criticó el Ferrari 250GT y el dueño de la marca del caballo no lo recibió con los brazos abiertos. Enfurecido, Lamborghini comenzó su propia empresa.

Su afición por los toros lo llevó a elegirlo como símbolo de su marca, y su primer automóvil fue el Lamborghini Miura.

En un inicio intentó construir tractores. Pero a este negocio no le fue tan bien. Vendió sus empresas y en 1974 regresó a la finca para crear su marca de vinos "The Blood of the Miura".

Actualmente produce más de 800,000 botellas al año y la finca también funciona como museo de automóviles. Ferruccio se volvió a casar y tuvo una hija llamada Patrizia, quien heredó la compañía.

En cuanto a Lamborghini, fue vendida a Georges-Henri Rossetti y Rene Leimer en 1978, cuando estaba en bancarrota. Al final terminó en manos de Chrysler.

Leer comentarios ( )