(Bloomberg) El nuevo HR-V de Honda, basado en el subcompacto Fit, expande la línea de camionetas livianas de la marca como alternativa más pequeña al popular CR-V. Fiat presentó el 500X, un vehículo de mayor tamaño para la marca italiana, por primera vez en América del Norte, mientras que Mazda debutó con su CX-3.

Los crossovers y SUV compactos han crecido hasta constituir el 11 por ciento del mercado de autos nuevos de los Estados Unidos, mientras que representaban el 7 por ciento en 2007, según Kelley Blue Book.

Ahora surge un grupo de modelos aún más chicos, en tanto los vehículos presentados esta semana se suman al Buick Encore de General Motors Co. y al Juke de Nissan Motor Co., que este año hasta octubre han totalizado ventas de más de 75,000 unidades. Por su parte, Toyota Motor Corp. indicó que también se sumará. Por lo menos un analista dijo que Honda podría obtener la mayor cantidad de clientes.

"El segmento de crossovers subcompactos está a punto de explotar, y nadie se sorprenderá si el ingreso de Honda se convierte en uno de los mayores éxitos de ventas de su clase", dijo Akshay Anand, un analista de KBB. "Mucho se ha dicho sobre el segmento subcompacto, pero a juzgar por el Accord, el Civic y el CR-V, el HR-V tendría un buen desempeño".

Compradores de autosLo más probable es que los SUV compactos les resten compradores a los autos compactos, dijo en una entrevista Alec Gutiérrez, un analista de KBB. El HR-V, por ejemplo, tiene más probabilidades de atraer clientes del Civic o el Fit –gente que busca algo más de espacio de almacenamiento- que del CR-V más grande, dijo.

"Los precios de la gasolina contribuyen a la demanda, pero pienso que se observará que los consumidores se orientarán a compras de los vehículos que quieren más que a los que necesitan", dijo. "Eso indica que la confianza de los consumidores aumenta y que la gente se siente más cómoda con su situación".

Fiat, la marca italiana conocida por su pequeño 500, ofrece el 500X, más grande y fuerte, para competir con el Juke y con el Soul de Kia Motor Corp. El crossover, que tiene cuatro puertas y asientos traseros más espaciosos que el 500, es un vehículo de Fiat pensado para el mercado estadounidense, dijo ayer Olivier François, que está al frente de la marca, en una conferencia de prensa en la exposición del automóvil.

"Es nuestra respuesta al mercado estadounidense", dijo François. "Es lo que pasa cuando los italianos se expanden".

El 500X es, en el plano mecánico, similar al Jeep Renegade, que se presentó este año en las exposiciones del automóvil de Ginebra y Nueva York. Ambos se fabrican en la misma planta del sur de Italia y comparten alrededor del 40 por ciento de sus componentes.

TAGS RELACIONADOS