Guillermo Westreicher H.gwestreicher@diariogestion.com.pe

La tendencia no es cíclica. Es indudable que vivimos incertidumbre sobre el futuro alimenticio del mundo. Para , presidente del Centro Peruano de Estudios Sociales (Cepes), lo preocupante es que la población aumentará su demanda principalmente por carne de res, cuya producción requiere más recursos(suelo y agua).

Frente a este panorama, surge la importancia del concepto de , destacado por la ONU en el , y que engloba no solo abastecimiento, sino acceso y hábitos de consumo.

Eguren recordó que la FAO en el 1996 acuñó la definición de seguridad alimentaria en cuatro componentes:

AbastecimientoPlanteando tres escenarios para el 2021, según proyecciones de Cepes, se demandarían 1.3 millones Has adicionales de cultivo en nuestro país, bajo el supuesto que se mantendrá el ritmo de crecimiento de la población; y si aumenta el rendimiento de los suelos se necesitarían 640 mil Has. Pero si la meta es bajar la dependencia alimentaria aún necesitamos implementar 450 mil Has.

"En el Perú los recursos naturales son más escasos de lo que se piensa. No más del 7% de las tierras tienen aptitud agrícola, y viene cultivándose la mitad. Requerimos incrementar la productividad con investigación, extensión técnica y capacitación. En los tres aspectos estamos débiles", indicó Eguren.

AccesoEl acceso de la gente pobre a los alimentos es limitada, por su capacidad adquisitiva y/o la viabilidad, advirtió el especialista.

"En la sierra, sobre los 3 mil msnm la variedad de alimentos disponibles va disminuyendo y no se puede proveer toda la variedad de nutrientes. Se necesitan mercados y transporte", señaló.

EstabilidadEl acceso de los alimentos debe ser estable, durante todo el año. En este sentido, destacó Eguren, son importantes para asegurar el recurso hídrico a los pequeños agricultores, con el objetivo de aumentar su productividad y defenderlos de los fenómenos climáticos.

UsoNo basta con acceder a los alimentos, alertó el experto, pues el objetivo final es la nutrición. Para lograr este objetivo –sostuvo- se requieren dos elementos: agua potable, para evitar problemas de gastrointestinales, y educación, sobre prácticas de higiene y alimentación balanceada.

"No se trata solo de llenar el estómago, sino de consumir lo necesario. Se debe informar, por ejemplo, sobre los riesgos de la , que es rica en sodio, grasas y azúcares. Comerla regularmente puede dañar la salud", argumentó.