"El problema de la informalidad no es un tema legal, porque sino 'ahorita' sacamos un decreto ley y les decimos a todos: 'te bautizo como formal'". investigador de no cree en la fórmula que los gobiernos siempre repiten: esa de crear incentivos a través de leyes, porque no han acabado con el problema.

"Del 2001 al 2012, el sector informal solamente se redujo en 5%. Era el 80% de la Población Económicamente Activa () y ahora es el 75%. Si cada trece años baja solo 5 puntos, ¿cuánto tenemos que esperar para que baje a cero con el modelo actual?", cuestiona.

Más aún, cuando los gobiernos siempre celebran la reducción de la pobreza y no la de la informalidad. "Y allí está la gente pobre. Puedes desaparecer la pobreza, pero seguir estando en el sector informal. Y la informalidad no ha decrecido significativamente", critica Tello.

¿Qué salidas hay para el problema? El economista de CENTRUM-Católica plantea dos formas de abordar la informalidad:

1. El efecto goteo desde el sector formalTello explica que los teóricos del desarrollo sustentan que el crecimiento del sector formal llamado sector moderno puede absorber la mano de obra del sector informal, lo que se conoce como 'el efecto goteo'. En el Perú sostiene, el crecimiento económico está logrando esta dinámica, pero de manera débil como muestran los datos referidos al principio de la nota.

"Esto ocurre porque el sector moderno no tiene suficiente eslabonamiento productivo y de generación de ingresos. En trece años, solo absorbió un 5% del sector informal, porque nuestra estructura productiva está concentrada en productos que no generan mucho empleo". Para Tello, la solución está en un cambio estructural de la actividad productiva del país, que se concentre en industrias intensivas en conocimientos y mano de obra ().

2. Crecer desde el sector informalEsta alternativa técnica no está escrita por ningún teórico según Tello y responde ante la falla de la primera propuesta, como viene ocurriendo en Perú. "Si esta estructura (el sector moderno) no te resuelve el problema por más que la haces crecer, ¿por qué no pensamos en hacer crecer el sector informal por sí solo?", se pregunta.

El economista se refiere al surgimiento de los nuevos empresarios en Perú, como las familia Añaños (Ajeper e ISM), Dyer (Copeinca), Huancaruna (Café Altomayo), Acuña (Universidad César Vallejo), etc.

"Estos emprendedores comenzaron del sector informal y ahora son empresas multinacionales. Pero eso son los outliers, los casos excepcionales", anota. Y sobre este ejemplo basa su propuesta:

"Una recomendación simplista, sin nada de teoría ni tecnicismo. Agarras a estos diez nuevos empresarios y les preguntas: ¿qué hiciste? Porque ellos no recibieron ninguna ayuda ni incentivo, surgieron solos. Entonces, esas experiencias hay que tratar de volcarlas en algunos empresarios en el sector informal que puedan tener ciertas características similares a las de ellos".