Módulos Temas Día

Síntesis legislativa José Ignacio Beteta Bazán José Ignacio Beteta Bazán

¿A La Habana? No, mi pana...

venezuela-dictadura

Caricatura de Rayma Suprani, exiliada de la dictadura venezolana

El pasado martes culminaron dos días de conversaciones y acuerdos entre diversas autoridades migratorias de Perú y Colombia. El primer acuerdo: generar una base de datos adecuada y evaluar la condición migratoria que tienen los venezolanos en ambos países. No fue el segundo, o el tercer acuerdo, fue el primero. Y es que sin información fidedigna y sin un control migratorio adecuado, este dramático proceso no traerá nada bueno para nadie.

“¿De qué se beneficia Perú con nosotros vendiendo café?”, declaraba Franclin, venezolano en Lima, hace poco al Diario  El País. “Hay una falta de organización en las entidades públicas, el Gobierno no está preparado para esta oleada de migrantes y está actuando sobre la marcha”, añadía. Opinión muy acertada toda vez que más del 60% de los venezolanos que llega a nuestro país tiene una carrera técnica terminada y podría aportar mucho más a la economía formal.

Según la Superintendencia de Migraciones, más de 350 mil venezolanos llegaron al país en los últimos años, y de ellos, más de 16 mil son niños. Pero para muchos, la cifra debe estar por encima de los 400 mil. Perú ocupa hoy el primer lugar en la lista de países con solicitudes de asilo. Superamos a Estados Unidos. Colombia lo vivió primero. Hoy su territorio alberga a más de un millón de venezolanos.

Pero esto ya lo sabemos. Tome asiento por favor, de modo que no se caiga sobre sus posaderas, para darse cuenta de algo que al parecer está pasando desapercibido.

Si uno analiza casi cualquier lista con los primeros 17 países a los que nuestros hermanos venezolanos viajan para huir del mamarracho abusivo, dictatorial y criminal que ha construido el Chavismo-madurismo, ¿adivine qué? No está Cuba, pana. (fuentes: Forbes, Grupo de Lima, OIM, ACNUR)

¿Qué ocurrió? ¿No se supone que la isla tenía el secreto de la felicidad? Pues no está en la lista. Cuba, que ha exportado miles de espías, militares, doctores, profesores, y políticos a la tierra de Bolívar, no es ni de cerca uno de los primeros destinos para el venezolano que busca sobrevivir. Y ojo, no es que el Caribe no esté en la lista. Países como Panamá, Costa Rica, Trinidad y Tobago, y República Dominicana están en el ranking de las 17 principales naciones que se han visto envueltas en esta histórica ola migratoria.

Los migrantes buscan venir aquí, irse a Colombia, a Ecuador, a Brasil, a Estados Unidos, a Canadá, se van a España, y a Italia inclusive. Viajan miles de miles de kilómetros, pero a La Habana, no van ni pagados, pana. Por eso, recordémoslo bien, la factura de los derechos humanos nunca la paga el que los viola. Fidel Castro, Hugo Chávez y Nicolás Maduro están ahí para demostrarlo. ¿Es momento de caer en la xenofobia? No. Es momento de tenerle fobia a cualquier tipo de colectivismo, socialismo, estatismo, comunismo o ideología alguna que pueda vulnerar nuestra libertad económica o social.

 

 

Leer comentarios ( )