Módulos Temas Día

Hace unas semanas me preguntaron, ¿si entras a un ascensor y te encuentras con los líderes de las empresas más influyentes del país, que les dirías? La verdad es que en ese momento no supe que contestar, pero de suceder hoy, les haría la siguiente pregunta: ¿qué mundo le quieren dejar a sus hijos?

Hay mucha gente que no cree en el cambio climático y no me toca convencerlos si existe o no. Está claro que hoy, hay cambios en el clima y ponernos de acuerdo sobre qué lo genera es muy difícil ya que cada quien tiene su posición. No podemos negar que hoy vivimos fenómenos naturales más intensos y frecuentes (huaycos, sequias, inundaciones, incendios, etc.) por lo que podemos asumir que algo raro está pasando.

¿Somos responsables de los cambios en el clima? Puede ser, pero no soy un experto para afirmarlo. Lo que sí sé, es que vivimos en un mundo prestado y estamos poco preocupados de lo que estamos haciendo en él. Este es el mundo de nuestros hijos y nos han confiado el cuidado hasta cuando ellos estén listos para manejarlo.

Una de mis metas para este nuevo año y los que siguen es devolver un mundo mejor del que recibí y es lo que me motiva a revisar constantemente cómo hago lo que hago.

He llegado a entender que las empresas que únicamente se miden por resultados económicos no son sostenibles en el tiempo. Los nuevos consumidores (jóvenes de 18 a 34 años, representan el 30% de la población peruana aproximadamente) exigen más que un buen producto/servicio. Un componente importante que buscan está relacionado con el grado de sostenibilidad que tiene la empresa que lo genera.

Quienes lideran empresas hoy tienen un gran reto. El producto/servicio nace del esfuerzo de todos los colaboradores de la empresa mientras que la incorporación del componente de sostenibilidad está ligado al camino que el líder quiera seguir.

En el mundo existen personas como Elon Musk de Tesla que generan disrupción en base a la capacidad innata de generar nuevos conceptos, que luego se convierten en tecnología de punta que impactará nuestro futuro y el de nuestros hijos. Por otro lado, existimos los de a pie (me incluyo dentro de este amplio grupo) quienes no hemos sido dotados de ese súper poder. La buena noticia es que contamos con otro súper poder, el sentido común.

Un líder tiene la capacidad de contagiar y convencer a sus seguidores, no por fuerza sino por pasión y es por eso que los que hoy lideran empresas son responsables de generar cambios si queremos devolver un mundo mejor. Si bien no hay muchos Elon Musk en el mundo, todos podemos liderar explorando e implementando tecnología sostenible que ya existe. Usemos nuestro súper poder.

La inversión en responsabilidad social y/o medio ambiente normalmente está asociada a pérdida o gasto cuando parte como una acción propia del área de marketing. Si aplicamos soluciones sostenibles desde el lado operativo, estoy convencido que pueden generar resultados positivos de triple impacto (prosperidad, naturaleza y personas).

¿Cómo sumarle “sostenibilidad” a nuestro producto/servicio? Hay muchos emprendedores con grandes ideas que nos pueden ayudar a generar cambios en los procesos de nuestra empresa que harán que nuestros productos/servicios sean sostenibles. Las jóvenes mentes brillantes de hoy viven con pasión e inspiración, con apertura y entrega y un extraño sentido de compartirlo todo. Toman cada reto que les ponen como propio y necesitan de otros para escalar sus soluciones.

Propongo adoptar soluciones, no necesariamente crearlas. La verdad es que pensamos, pensamos y pensamos y poco hacemos. Ahorremos tiempo y apliquemos lo que ya han creado los emprendedores sociales. Esta es una gran oportunidad para los que lideran empresas ya que adoptando y/o apoyando a emprendedores sociales, podrán mejorar sus procesos rápidamente generando cambios positivos que los ayudarán a cumplir sus metas.

El líder aporta experiencia, el emprendedor social aporta soluciones innovadoras. Sin duda una combinación perfecta.

Adoptar y aplicar tecnología sostenible en nuestros procesos hará que generemos impactos positivos en el medio ambiente, reduciendo costos y generando alianzas con personas que inspiran, asegurando que nuestra empresa trascienda. Ser competitivos generando resultados positivos de triple impacto es a lo que todo líder debe de apuntar hoy. Apoyemos a otros ayudándonos a nosotros mismos.

El líder de hoy debe de pensar más allá de sus marcas, más allá de su empresa…el líder de hoy debe de pensar en un mejor Perú.

¿Les hace sentido? Que el 2018 les llegue lleno de inspiración.

 

 

Leer comentarios ( )