Módulos Temas Día

Menú Legal Oscar Sumar Oscar Sumar

Un Master en Políticas Públicas (MPP) a Costo Cero

Hace algunos años leí una historia que he recordado hasta ahora por el gran –buen- impacto que me causó en su momento. Una mujer -Laurie Pickard- estudió un MBA por menos de mil dólares, llevando cursos en varias de las mejores universidades del mundo (Harvard, Wharton, Yale, etc.). La historia fue reseñada en varios sitios, incluyendo la página de la revista Fortune. De hecho, ha sido tan popular que incluso Pickard ha hecho una web dedicada al tema y publicado un libro, con el fin de alentar a las personas a seguir sus pasos y darles las claves para hacerlo bien. En mi caso particular, tengo interés en seguir estudiando pero no considero necesario conseguir más títulos y no tengo ni tiempo ni dinero pagar la matrícula en una universidad prestigiosa afuera. Por esto, he pensado seguir los pasos de Pickard y hacer un MBA a costo cero.

Pensando en eso, se me ocurrió la idea de facilitarle el camino a los que quieran hacer algo parecido pero en los temas que son de mi expertise. Si no conocían la historia de Pickard previamente o están interesados en un MPP online, este post les dará información de utilidad y quizá los inspirará. Adicionalmente, discutiré brevemente sobre los pros y contras de estudiar de esta forma.

dog

Primero, pensemos en una malla de cursos que las personas podrían llevar en uno, dos, tres o cuatro años, según su conveniencia. Para efectos de este post, dividiré los cursos en cuatro unidades, con opciones de especialización. No he puesto los cursos con sus nombre exactos porque el programa debe ser flexible: no sabemos qué se dictará en cada momento, pero sabemos qué tipo de curso queremos llevar.

Primera Unidad

Segunda Unidad

Tercera Unidad

Cuarta Unidad**

** La idea es escoger alguna -o todas- estas especialidades o crear otras de acuerdo a los intereses de cada uno.

¿Cuáles son los contras?

A pesar de la tendencia en contra (acá una lista de empresas que ya no requieren títulos para contratar, entre ellas, Google), algunos gobiernos (hola Sunedu) y empresas siguen valorando los títulos sobre el conocimiento.

Otra, los masters presenciales no solo te dan conocimientos, sino contactos y experiencias de vida. Esto es relativo: los masters dan contactos pero esos contactos se pueden lograr de otras formas y los masters –ciertamente- no garantizan tener contactos relevantes. Igual con las experiencias de vida: quizá sea más sincero tener esas experiencias en viajes específicamente pensados para eso. Además, no se puede tener todo en la vida (al menos no al mismo tiempo), algunos privilegiarán esas experiencias y otros sus vidas en familia u otras actividades.

Finalmente, ¿son las clases presenciales superiores a las virtuales? No lo creo, de hecho ambas tienen pros y contras (recomiendo con entusiasmo el libro The Learning Curve, que defiende el caso de la educación virtual). Sobre la experiencia en el aula, los cursos virtuales hoy día ofrecen la posibilidad de interactuar, por ejemplo en clases en vivo o en foros de discusión que –en mi experiencia- pueden ser tanto o más vivos que los mantenidos en persona.

¿Los pros?

El principal, es evidente: aprender a tu ritmo en las mejores universidades del mundo por el 1% del costo. Y todo esto sin tener que sacrificar tu trabajo actual, tu familia, etc.

Creo que incluso alguna empresa podría valorar más un master hecho de esta forma, ya que demostraría una serie de virtudes más allá del conocimiento que se podría adquirir (creatividad, dedicación, entereza, etc.). El tema de la falta de título se podría solucionar –al menos parcialmente- comprando los certificados que habitualmente se ofrecen en cada curso. Eso haría un costo total de mil dólares, asumiendo un costo promedio de 50 dólares por cada certificado para un master de 20 cursos.

Espero que esto sea de utilidad y si existe alguna duda o comentario, me lo pueden hacer llegar a través de Twitter @osumar

 

 

Leer comentarios ( )