Módulos Temas Día

Menú Legal Oscar Sumar Oscar Sumar

El caso del magistrado del TC que mintió sobre ser "Doctor en Derecho", Eloy Espinosa-Saldaña, detalle por detalle

Comenzaré diciendo que fui alumno del Sr. Eloy Espinosa-Saldaña (ES, en adelante), allá por 2003, en la PUCP, en el curso Derecho Constitucional. A pesar de la fama de “luminaria” del Derecho constitucional con la que ya contaba ES, debo decir que no me impresionó. En una de sus clases habló acerca de la diferencia entre “control difuso” y “control concentrado”. Me atreví a mencionar, a pesar de estar solo en segundo ciclo de la facultad, “¿acaso el control difuso en USA no se parece a nuestro control concentrado en la medida en que las sentencias de la Corte Suprema de USA crean precedentes?”. ES respondió enfáticamente que no, que estaba bastante equivocado por pensar eso. Al final de la clase, aplicado como era, le pregunté qué lecturas adicionales podía hacer sobre el tema, dado que me interesaban. Me respondió “lee el libro “x” de Fix-Zamudio”. Y lo hice, ese mismo día. Para mi sorpresa, el profesor ES había basado toda su clase en Fix-Zamudio. Todo, hasta en el mismo orden. Otra sorpresa, aun mayor, es que Fix-Zamudio menciona, en más de uno de sus trabajos, casi exactamente lo mismo que le dije a ES: que el control difuso en USA se parece al control concentrado peruano. En ese momento encontré que era deshonesto, desde el punto de vista intelectual, lo que había hecho dicho profesor. 

Pero no fue lo único que llamó la atención del profesor ES. También odiaba que los alumnos usaran abreviaturas, como TC o ES. Le molestaba una abreviatura -o cualquier error formal en los exámenes, para estos efectos- como si lo hubieran ofendido personalmente. Para mi resultaba exagerado e incomprensible. No cuento esto para decir como es que ES me caía mal, de hecho lo conozco demasiado poco para que me caiga mal. Lo cuento porque me parece irónico que justamente estos dos rasgos de su personalidad -que identifiqué como alumno hace 15 años- ahora marquen uno de los eventos más importantes de su vida profesional: la (des)honestidad y la (im)pulcritud en los detalles.

Primer acto: error y rectificación

Espinosa-Saldaña envió su cv al Congreso en 2014, a fin de ser elegido miembro del Tribunal Constitucional. En dicho cv, ES consignó ser “Doctor en Derecho”. Posteriormente, semanas después, se rectificó y envió un nuevo cv al Congreso donde quitó la frase “Doctor en Derecho”. Un primer punto gris es ¿cómo se dio cuenta de ese error? ¿Revisó -sin ningún motivo aparente- el cv que -según él mismo- envió sin revisar semanas antes? 

doctor en derecho

Adicionalmente, se presentó una tacha contra la postulación de ES. La tacha fue resuelta por el Congreso, desestimándola. Bien por ES, pero recordemos que al Congreso tampoco le importa el certificado de estudios falso de Yesenia Ponce. Digamos el nuestro querido Congreso no es el estándar de moralidad que buscamos. Sigamos con el caso.

Segundo acto: excusas

Confrontado con el tema, ES ha declarado que se trató de un “error de tipeo”. Disculpen que sea escéptico pero he cometido varios errores de tipeo en mi vida, pero nunca he dicho que soy astronauta, por ejemplo, por errores de tipeo. Llama la atención además viniendo justamente de alguien como ES, tan prolijo en los textos, tan intolerante a los errores formales. Pero no solo eso, Espinosa-Saldaña dice que fue un error de tipeo, pero incluso actualmente su cv consigna:

Catedrático [del] Doctorado en Derecho de la Universidad Pontificia Católica Santa María (Arequipa).

- Profesor Invitado en el

Doctorado

de la Universidad Peruana de Los Andes con el tema “Panorámica del Derecho Procesal Constitucional” (Huancayo, julio 2007).

- Expositor en el Programa de

Doctorado

“Modernización de las Instituciones y nuevas Perspectivas en Derechos Fundamentales” (Valladolid-España, Universidad de Valladolid, Enero 2003).

- Expositor en el Programa de

Doctorado

en Derecho Ambiental (AlicanteEspaña, Departamento de Estudios Jurídicos del Estado de la Universidad de Alicante, Enero 2003).

- Expositor en la Conferencia sobre “Cambio político, Reforma Administrativa y Liberalización Económica en Perú”, dentro del curso de

Doctorado

que se dictó en la Facultad de Derecho de la Universidad Castilla – La Mancha. (España, Enero 2002).

¿Cómo así Espinosa-Saldaña es profesor de programas de doctorado siendo magister? ¿Son errores de tipeo? ¿Las universidades donde enseñó sabían que no era doctor? ¿Los engañó a ellos también? 

Pero no solo aquí ES se hizo pasar como doctor, sino también en publicaciones como ésta:

enfoque buenos aires

Suponemos que fue -aun- otro error de tipeo.

Luego, ES menciona que “no era un requisito ser Doctor en Derecho”. Claro, tampoco es un requisito haber escrito 100 libros o dictado 2000 conferencias, pero seguro ayuda en un concurso donde estoy compitiendo contra otros constitucionalistas destacados por ocupar un sillón en el tribunal más relevante del país, ¿o no?

errores de tipeo

Tercer acto: el abogado de la ética

En este punto, hace su aparición Walter Albán, como abogado de ES, señalando al menos tres puntos:

- Fueron los alumnos de ES los que cometieron el error de consignar que era doctor en Derecho. Pero esta defensa es muy pobre. No resulta creíble que alguien tan centrado en los detalles como ES permita que sus alumnos envíen su cv al Congreso para la postulación más importante de su vida, sin mirarlo. Luego, tampoco es creíble porque el cv de ES sigue estando plagado de referencias al doctorado. Y también lo ha hecho en publicaciones. No lo decimos nosotros, nos remitimos a las abundantes pruebas.

- Otra cosa que dice Albán es que en el medio legal “todos nos doctoreamos”. Y eso es cierto y frustrante para alguien que en verdad tiene un doctorado como es mi caso. ¡Pero no tiene nada que ver con el tema! Una cosa es decirle a todos los colegas “doctor” o “doc” o “doctorcito”, algo que incluso se hace con médicos y veterinarios por igual y otra cosa es decir que uno es “doctor en medicina” o “doctor en Derecho”. Albán trata, tendenciosamente, de meter ambos temas en el mismo saco, para quitarle importancia a la grave falta ética (y posiblemente delito) cometido por ES.

doctorear

- Finalmente, también llama la atención que Albán no se menciona en ningún lugar de la entrevista como abogado de ES, sino presidente de Proética. ¿Realmente a este tipo de casos quieren asociar a Proética? ¿Acaso no debería identificarse como abogado al estar patrocinando a alguien (mas aún si se presenta como director de Proética en su lugar).

proetica

Wow, parece como si la ética misma fuese la abogada de ES, pero nada más era su abogado Walter Albán.

Cuarto acto: el desenlace  

El Tribunal Constitucional, como era de esperarse, decidió “perdonarle la vida” a Espinosa-Saldaña, no sin antes mencionar que habían “ perdido la confianza” en él, por lo que lo removieron de su cargo de vice-presidente de la institución. Lamentablemente, en el país no nos importan las declaraciones sobre confianza, sino que se cumpla la ley. Si una persona miente de forma descarada en su cv, entonces debe ser retirado de una institución de vital importancia como el TC (o el Congreso).

Luego, ES ha salido de vacaciones, supuestamente para cumplir con los trámites para acabar su doctorado en la Universidad de Valladolid, España. Disculpen nuevamente que no me tenga entera confianza en lo que dice ES o sus abogados, pero creo que es sabio dudar dados los antecedentes:

- ¿Es posible acabar un doctorado en un mes? ¿Acaso ya tenía lista su tesis -con revisiones y todo? Siendo yo miso doctor en Derecho y habiendo pasado por el tortuoso trámite de acabar un doctorado, me resulta difícil de creer que una universidad -y asesores- estén a disposición de un estudiante que decida acabar su doctorado en un mes. Solo revisar una tesis toma muchos meses y otros más corregirla.

- ¿Acaso su doctorado ficticio (por no decir “bamba”) no era en Buenos Aires? ¿Cómo así acabó en Valladolid? (Dicho sea de paso, es interesante toda la discusión actual sobre “doctorados bamba” en España específicamente. ¿Será coincidencia?).

buenos aires

- ¿No les parece cuestionable que alguien tome vacaciones -percibiendo su sueldo pagado con impuestos de todos- para ir a subsanar una mentira por la cual no debería estar en el cargo en primer lugar?

Acto final: la libertad de Humala y Nadine en sus manos

Quizá el desenlace menos deseado por los que vemos con pesar el caso de ES: le toca a él decidir con su voto un caso de la mayor importancia para el país. Nuevamente, irónicamente, ES no ha podido votar aun por encontrarse de vacaciones, según él, acabando su doctorado. Nos preguntamos si la cercanía de ES a Nadine ( se especula que sería “ojitos” en las agendas)  ha tenido alguna influencia en la férrea defensa que ha recibido el magistrado de algunos sectores. 

ojitos

El círculo se cierra… esto responde la pregunta de porqué una persona que miente descaradamente sobre ser doctor entra al TC en primer lugar y porqué ahora es blindado.

 

Aclaración:

No tengo ningún tema personal contra ES. Tampoco tengo ninguna afiliación política: todos los partidos me parecen casi igualmente malos, quizá un poco más el Apra y los de fujimoris, incluso, así que no intenten por ahí. Solo me indigna como ciudadano, como abogado y como doctor en Derecho que nuestras instituciones se pisoteen de esta manera. También me indigna especialmente por ser ex alumno y actual profesor de la PUCP, por haber sido precisamente alumno de ES y haber sido estudiante de una facultad donde Walter Albán era decano (aunque él no tiene la mayor responsabilidad, su forma de defender a ES deja mucho que desear). La PUCP, el Tribunal Constitucional y el Perú se merecen más; nosotros nos merecemos más.

 

 

 

 

Leer comentarios ( )